miércoles, 5 de junio de 2019

Consejos para novatos en el Mountain Bike


¿Piensas empezar en el Mountain Bike pero dudas por si realizas un gasto en equipamiento pero acabas cansándote al poco tiempo? ¿Quizá no sabes qué material es el más adecuado para un principiante? ¿Te da miedo no tener la suficiente habilidad sobre la bicicleta para afrontar los retos a los que te enfrentará la montaña?

Atrévete, merecerá la pena. La posibilidad de que el MTB acabe siendo para ti lo que es para miles de personas en el mundo, su pasión, su vida, es razón más que suficiente para que des el paso. La perspectiva de la adrenalina que generarás, los amigos que harás y la satisfacción que experimentarás conforme vayas evolucionando, por si no tuvieras motivación suficiente, deberían acabar por convencerte.

Pero si sigues dubitativo, lee este artículo. Si lo haces evitarás cometer los errores más comunes en los novatos del MTB, conseguirás ser consciente de cosas que, sobre el terreno, conllevan meses de aprendizaje. Y podrás ahorrar gastos innecesarios o inútiles.

Elige la bici adecuada
Lo principal es ser consciente de qué bicicleta es la más adecuada para dar las primeras pedaladas en el mundo del MTB. Y como en el término medio está la virtud, lo más óptimo es comprar una bici de gama media. Huye de las bicis con precios de ganga, típicas de centros comerciales y grandes hiper mercados. Aunque pienses que por 100 o 200 euros tendrás una MTB en condiciones, solo conseguirás un montón de chatarra que acabará cogiendo polvo en tu garaje. Lo mejor es optar por una tienda especializada, con dependientes que seguro que podrán guiarte con destreza.

Por 500 o 600 euros sí tendrás una MTB para muchos años, de una marca tradicional en el sector, que te garantizará seguridad, robustez, manejabilidad y acceso a componentes cuando necesites algún cambio. En este sentido también es aconsejable huir de las bicis de más alta gama, que ronden o sobrepasen los mil euros. Es un gasto excesivo para algo que todavía no sea muy importante para ti, probablemente ofrezca más cosas de las que necesitaremos en un principio y podría ser de doble suspensión, algo poco recomendable para novatos en el MTB.

Sé consciente de tus posibilidades
Ahora que ya tienes lo más importante hay que ser consciente de cómo emplear la energía sobre nuestra MTB. Un inicio demasiado impetuoso puede hacernos pasarlo mal o aborrecer algo con lo que deberíamos disfrutar. Por tanto, lo mejor es que alrededor de la mitad de la ruta prevista la hagas a un ritmo suave, casi de calentamiento, y a partir de ese momento subir gradualmente la intensidad del ejercicio. Poco a poco tu ritmo será más elevado.

No te cebes la primera semana
Relacionado con esto es necesario tomarse las cosas con calma. Todos nos hemos ilusionado con algo, y no ves el momento de llevarlo a cabo. Pero especialmente al principio tu cuerpo necesitará descanso: dosifica tus salidas y con el tiempo podrás subirte más frecuentemente en tu MTB.

Escucha la voz de la experiencia
Como al ir a comprar la MTB, déjate aconsejar. Puedes haber visto mucho ciclismo, llevar años saliendo en carretera, pero nada de eso te otorgará la sabiduría de los que llevan años sobre una MTB. Como lo más aconsejable es salir en grupo -es fácil acceder a clubes o grupos de Mountainbikers- empápate de los consejos y los conocimientos de los que saben.

¡El agua!
Otro error habitual es no hidratarse y alimentarse lo necesario. Puedes sentirte bien, estar concentrado en el camino y con la adrenalina por las nubes, pero recuerda que el depósito de tu cuerpo puede dar señales de alarma cuando ya no haya solución a corto plazo. Nuestro rendimiento siempre será mejor si nos hidratamos constantemente y en pequeñas cantidades.

Cuida la transmisión
¿Sabes ese crujido tan característico que se produce al pasar los cambios? Característico de un ciclista novato. Aprende a realizar una pequeña pausa a mientras la cadena está cambiando. Es como una especie de "embrague" que cualquier ciclista curtido aplica automáticamente. 

¿Se te duermen las manos?
Pues claro, alma de cántaro. Es algo muy habitual en el ciclismo cuando no se sabe poner el remedio adecuado: si aprietas los puños como si te fuera la vida en ello, la sangre dejará de fluir. Relájate y sé consciente de que la fuerza la debes aplicar en su mayoría con la parte inferior de tu cuerpo.

Si ya lo tienes todo claro, no necesitas más que ganas e intención para hacerte con una MTB y abrir un nuevo mundo de experiencias y posibilidades.

Pierde la vergüenza
La primera vez que uno se viste con ropa ciclista, especialmente si no se está acostumbrado a ello desde niño, se puede sentir bastante ridículo. Sé consciente de que tanto el maillot como el culotte son imprescindibles para que ruedes cómodo y fresco sobre tu bicicleta. Son prendas pensadas para la práctica del ciclismo y eso, de una u otra manera, se tiene que notar. Así que ya sabes, ¡a perder la vergüenza!

Pierde el miedo
Cuidado, esto no quiere decir que seas un temerario. Deber ser consciente de tus limitaciones y de los riesgos que conlleva el ciclismo, sea de carretera o de montaña. Una vez dicho esto, si prácticas MTB es para disfrutar, no para sufrir. Relájate, pedalea y disfruta del deporte, que para eso estás en los senderos. 

No pierdas la ilusión
Mientras seas un novato en el MTB debes ser consciente de que serás el último mono. Probablemente te descuelgues de la grupo y te sientas incapaz de seguir sus ritmos. Pero recuerda esto: si pones el empeño necesario, algún día tú serás una de esas voces de la experiencia para un joven y tierno muchacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios.
No olvides poner tu firma abajo de tu mensaje.

¡Viva la Bike!