domingo, 24 de marzo de 2019

La Unión Trails - Bike Camping | Día 1


Con un excelente grupo tanto en número como en camaradería hicimos este épico bike camping de La UNION Trails organizado por Flow Ride que nos deparaba una sorpresa por parte de Ricardo Gamboa y que se trataba del cruce de nueva cuenta al cerro de Blue Creek dentro del vecino país de Belice.

1.- Mike Uzaiz - Dirt Riders
2.- Arturo Burgos - Dirt Riders
3.- Ricardo Dovaly - Dirt Riders
4.- Beto Saenz - Dirt Riders
5.- Rulo Valdez - Dirt Riders
6.- Mildred Salazar - Dirt Riders
7.- Ana Gutierrez - Dirt Riders
8.- Fernando Lopez - Dirt Riders
9.- Alex Gil - Dirt Riders
10.- Maximo Salazar - Dirt Riders
11.- Dessidere Oramas - Dirt Riders
12.- Alex Oramas - Dirt Riders
13.- Andy Clau - Dirt Riders
14.- Freddy - Dirt Riders
15.- Adrian Pantera - Dirt Riders
16.- Lalo Paredes - Dirt Riders | Organizador
17.- Francisco Puc - Kukulcán Bikers
18.- Iván Valle - Kukulcán Bikers
19.- Angel Uc - Kukulcán Bikers
20.- Héctor García - Kukulcán Bikers
21.- Jonathan Gutiérrez - Kukulcán Bikers
22.- Edilberto Cano - Xibalbikers
23.- Diana Dzul - Xibalbikers
24.- Oscar Esqueda - Koox Balak
25.- José Lara - Ckletos
26.- Alejandro Bassol - Lagartos
27.- Rodrigo Cardeña - Playa del Carmen
28.- Javier Lara - Xplosión
29.- Ricardo Gamboa - Bike Plus | Guia Organizador

+ Algunos invitados y familiares.

Pues llegó el día, nos reunimos en la gasolinera salida a Cancún y nos lanzamos en tres camionetas (Fdo, Pantera, Beto) más Oscar Esqueda que nos seguía en la suya y nos llamó la atención que traía un pequeño remolque, los chicos de Kukulcán Bikers ya se habían adelantado, iban en una camioneta tipo Windstar a velocidad media.

La jalada era larga pues teníamos que recorrer 460 Km en casi 6 hora hasta el punto más alejado de Quintana Roo, hasta el poblado de La Unión, que le da nombre a este bike camping, limita con Belice únicamente separado por el paso del río hondo, un río que en esa parte tiene una anchura como de 15m cuando mucho. Sus pobladores se dedican mayormente a la ganadería y siembra de caña. Por lo que vimos, carece de vigilancia policiaca, es gente tranquila y nunca hemos tenido algún problema, pero tampoco los búscamos.

Prácticamente casi nos fuimos de un jalón hasta Bacalar donde paramos a almorzar y por recomendación de Fdo lo hicimos en el restaurante de mariscos "Taco Loco" especializado en mariscos, está ubicado a la entrada del poblado de la laguna de Bacalar, y déjenme decirles que fue una excelente elección, los precios son razonables y se come muy rico.

Posterior a la comida, hicimos algunas compras y re cargamos gasolina ya que no queríamos tener sorpresitas asi que nos hicimos de botanas, galletas, carnes frías, refrescos, cervezas y hielo... Retomamos el camino y en la carretera nos encontramos a Ricardo Gamboa, quien es el guía de lujo de estas rodadas, lo seguimos hasta un paraje donde había un mirador con una vista fabulosa, tomamos fotos y a corta distancia teníamos el campamento base: Mayan World Adventures el cual se ubica en lo alto de un cerro.

Una vez que llegamos, nos acomodamos, tendimos tiendas de campaña y nos alistamos para hacer una rodada leve aún con luz de día pero con la advertencia de que se nos haría de noche al regreso, llevamos nuestras lámparas.

Yo me instalé en una de las tiendas del camping así que sólo inflé mi colchoneta y estábamos prácticamente listos. Fue allí donde descubrimos de que se trataba el pequeño remolque de Oscar Esqueda, era ni más ni menos que un camper con casi todas las comodidades, verdaderamente fabuloso... Y caro! Me ofreció lugar dentro, pero la verdad he pasado toda una vida cuidando aquellito como para perderlo a estas alturas... Si, me refiero al sueño!


Después de unas instrucciones de Rich, salimos hacia carretera bajando por un camino inclinado donde anteriormente ya ha habido accidentes (Verdad, Claris?) Subimos un poco por carretera e iniciamos una rodada vertiginosa con subidas y bajadas de diferentes tamaños, hasta llegar a un llano.

Panterita ya está frío y bajó de su bicicleta para caminar, le advertimos Alex Oramas y yo que no se apendejara por que podía quedarse sólo y lo esperamos un rato, ahora ya no era un pendejo el extraviado sino tres, bastó un momento para que dejáramos de ver al último biker del contingente y perder la ruta, así que hicimos un "De tin marín" y de cagada retomamos el camino, llevamos radio pero para una puta madre sirvieron, los que teníamos radio éramos precisamente los que estábamos atrás perdidos y el del guía, que se le cayó y se perdió!

Antes de salir a la rodada la gente me preguntó que jersey llevar, a lo que les dije, llévense la playera que tienen puesta, no creo haya pedo... Jajajajajajaja fue lo peor ya que como transitamos entre ranchos todos nos llenamos de coloradillas y nos dio una buena picazón en los días posteriores.

Las coloradillas son más pequeñas que el punto que escribimos al final de las oraciones (la mayoría solo se pueden ver utilizando una lupa). Estos miembros de la familia de los arácnidos se encuentran por todas partes, como los prados y las zonas verdes, las orillas de lagos y arroyos y los bosques. Lo que pica, tanto a los hombres como a los animales, son sus larvas.

La playera mencionada fue parte del kit del Bike Camping consistente en 1 placa, 2 stickers y 1 playera conmemorativa con el logo que hemos estado manejando para La Unión y diseñado por Lalo Design.

Bueno el pedo aquí fue que a Oramas y a mí nos encargaron ir cerrando las rejas por donde pasaba el grupo y había unas rejas que, no mames, estaba muy cabrón hacer que el alambre de la cerradura pase por el palo de la reja, y mientras tanto se nos trepaban estos animalitos, ósea que ahorita casi casi soy un condominio de coloradillas.

Ya era de noche y a Oramas se le averió el cambio trasero y paramos para que lo repare en pleno pastizal, ya sabes... Allí recargamos coloradillas por si nos hacía falta! Rulo estaba con nosotros pues Pantera, después de la cagoteada que le metimos prefirió avanzar.

Logramos alcanzar al grupo en una subida, pero los volvimos a perder... Había algo que no cuadraba pues no nos estaban esperando ni dejaban postes, gracias a mi precaución de siempre mirar hacia atrás y fijar señales es que recuperamos el camino y alcanzamos a un grupo que hacia algunas reparaciones a una bici, a Jonathan de Kukulca Bikers se le había roto la cadena en una subida y Rich lo reparaba, no es que yo sea muy chingón pero, la rotura de cadena es clásico de un mal cambio por la poca experiencia en este tipo de caminos sinuosos, afortunadamente tuvo reparación y continuamos el camino hasta la carretera de bajada y de allí hasta la entrada del camping con una subida muy inclinada como anteriormente comentamos, algunos  trataron de subirla toda, unos lo consiguieron y otros no, pero lo que si se les advirtió es que no valía la pena quemarse las piernas pues aún nos quedaban dos buenos días de rodadas.

Bueno pues, a cenar, sino mal recuerdo fueron fajitas de pollo con frijolitos, arroz y tortillas, terminando nos fuimos a bañar y prepararnos para descansar, pero Beto nos dijo que tenía unas carnes y a pesar de haber cenado le caímos al asado con unas buenas chelas, la convivencia fue fenomenal por la ausencia de señal y un cielo completamente estrellado.

+ El presente relato es sin ánimos de ofender y está sujeto a correcciones y aumento de información
+ Imágenes del relato click AQUI

Continuará | Día dos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios.
No olvides poner tu firma abajo de tu mensaje.

¡Viva la Bike!