viernes, 11 de enero de 2019

¡Más kilómetros de vida! Los ciclistas viven en promedio 10 años más, según estudios


En la última década, varios estudios científicos han tratado de establecer si en realidad la práctica recurrente de un deporte como el ciclismo puede prolongar los años de vida.

La revista de ciclismo británica -Cycling Weekly- ha develado algunas de las tendencias de búsqueda más populares en el ciberespacio. Según el medio internacional, las dudas más frecuentes de los pedalistas aficionados están relacionadas con el interés de saber cuánto tiempo extra podrían vivir si se dedican de lleno a rodar sobre su bicicleta.

Google (el memorioso), ha registrado un aumento significativo en las búsquedas relacionadas con este tema. ¿Do cyclists live longer? (¿Los ciclistas viven más tiempo?), es una de las preguntas que encabeza el ranking de tendencias de interés del motor de búsqueda más popular del mundo.

Precisamente, Google ha despejado todas las dudas y ha filtrado algunas de las investigaciones más relevantes que comprueban que los desplazamientos en bicicleta están asociados con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV), cáncer y otras causas de mortalidad.

Si bien no existe una pócima mágica para la eterna juventud, el ciclismo podría ser una gran herramienta para mantenerte activo y vivir mucho más tiempo que el promedio general de la población

Como lo mencionamos al inicio de esta nota, existen muchísimos estudios que sugieren que el ejercicio en bici prolonga la vida; sin embargo, comencemos mencionando algunos de los análisis más valiosos que reposan en los mejores centros de investigación del mundo. 

Guiados por el interés de saber si el ciclismo de resistencia prolonga la vida, varios científicos del Departamento de Fisiología de la Universidad de Valencia (España), iniciaron en 2011 un estudio comparativo que analizó el periodo de muerte de 834 ciclistas que tuvieron la oportunidad de correr el Tour de France entre 1930 y 1964. 

Tras intensos estudios, los expertos llegaron a la conclusión de que los deportistas de alto rendimiento registraron más ‘kilómetros de vida’ respecto de aquella población regularmente sedentaria.

Los datos arrojados muestran que la edad promedio de vida de un jinete del pelotón redondeó la marca de los 81,5 años frente a los 73,5 años del promedio de la población no ciclista. En definitiva, este deporte le significó a ese grupo de pedalistas un plus de ocho años más de vida; nada mal para seguir disfrutando de las dos ruedas.

Un estudio similar y un poco más reciente también evaluó los periodos de defunción de 786 corredores franceses que habían corrido la Grande Boucle en un lapso comprendido entre 1947 y 2012. Los resultados habían sido similares a los del estudio hecho por la Universidad de Valencia: en conclusión, los ciclistas extendieron a seis años más el promedio de vida respecto a las personas que no practicaban este deporte.

Pero no basta solamente con pedalear de vez en cuando, ya que otro de los estudios enfocados en determinar los beneficios del ciclismo en la edad, se centró en comparar durante casi dos décadas cómo evolucionaba la salud de 5 mil hombres y mujeres que practicaban este deporte durante todas las semanas.

La investigación adelantada por académicos de Dinamarca estimó que aquellos pedalistas que practicaban ciclismo de manera regular vivían mucho más que aquellos deportistas que salían a rodar de manera esporádica.

En consecuencia, los expertos situaron en 5 años el incremento de la expectativa de vida en hombres y en 4 años el de las mujeres.

Excavando más en el buscador de Google, nos encontramos con otro análisis (mucho más reciente) proveniente también de Dinamarca, el cual fue realizado en 2016 y posteriormente publicado en la revista Circulation. 

El estudio tomó como referencia una muestra total de 45 mil adultos y concluyó que las personas que elegían la bici como medio de transporte o recreación, reducían -en un 11 y 18 por ciento- los riesgos de sufrir ataques cardíacos.

La línea de estudio en estas áreas siguió desarrollándose en los últimos años y una investigación mucho más ambiciosa supondría conclusiones verdaderamente valiosas para el estímulo de la práctica ciclística.

En efecto, científicos de la Universidad de Glasgow tomaron como referencia a 263,450 participantes, con una edad media de 52 años (52 por ciento mujeres) para determinar el vínculo entre el ciclismo y algunas enfermedades con riesgo de mortalidad.

En el estudio se evaluaron las diferentes formas que tenían las personas para moverse (caminar, montar bici, usar el auto o tomar el transporte público). Una vez fue concluyendo la investigación, los científicos mostraron que de la muestra total, 2430 participantes habían fallecido, siendo los ciclistas los actores menos propensos a la defunción.

Los motivos son claros -constató el estudio- ya que los viajes realizados en bicicleta estuvieron asociados con una menor tendencia a adquirir enfermedades cardiovasculares o cáncer.

En definitiva, el mundo del ciclismo recibe con total agrado varios de los mensajes que dicta la ciencia; uno de ellos es que los ciclistas tienen un 15 por ciento menos de probabilidad de morir por cualquier causa.