martes, 18 de diciembre de 2018

Tecnología para hacerte visible en la bicicleta


El sistema más sencillo que puede utilizar un ciclista para que el resto de usuarios pueda detectar su presencia con tiempo suficiente para reaccionar es, sin duda, ponerse prendas o marcas reflectantes. 

De hecho, la normativa de circulación obliga a utilizar material reflectante cuando se circula en bici por la noche, con condiciones meteorológicas adversas o por túneles. Este material, que brilla en la oscuridad y es visible a una distancia de 150 metros, se encuentra en chalecos, brazaletes, cazadoras cortavientos, catadióptricos en pedales, en las ruedas… También es obligatorio conectar las luces de posición de la bicicleta (blanca en la parte delantera y roja en la trasera) cuando se circula por una vía interurbana. Estas luces de posición deben de ir acompañadas de un catadióptrico no triangular del mismo color.

No cumplir esta normativa del Reglamento General de Vehículos (España) conlleva una multa de 200 euros. Cuando te subas sobre una bici trata siempre de ponerte prendas que no sean oscuras, preferentemente colores claros y llamativos. La tecnología evoluciona también para el sector de las bicicletas por lo que en el mercado podemos encontrar sistemas más sofisticados para aumentar la visibilidad de estos vehículos y de los propios ciclistas. Por ejemplo, los 'revolight' que es un sistema de leds blancos y rojos que van instalados en las ruedas y se iluminan cuando están en movimiento.

Desde Irlanda del Norte llega el sistema 'See.Sense ICON', una luz inteligente con sensores que controla la aceleración de la bici, su orientación y las condiciones ambientales del entorno. En función de estos parámetros se ilumina con mayor o menor intensidad, y más o menos deprisa. 

También en 2015 Volvo, fabricante pionero en tecnologías para mejorar la Seguridad Vial, presentaba un spray reflectante para ciclistas. Se llama 'Life Paint', y este aerosol se puede aplicar sobre prendas y elementos de la bicicleta, es transparente y lavable y no afecta al color. Su efecto reflectante se mantiene durante una semana, una opción muy práctica para que los ciclistas sean más visibles en circunstancias de baja visibilidad.

Tampoco está de más utilizar un buen timbre o bocina de bicicleta para llamar la atención del resto de conductores cuando nos aproximamos a cruces o tenemos que realizar algún giro; o colocarte una linterna de cabeza sobre el casco de la bicicleta. Todas las medidas son pocas cuando hablamos de aumentar la seguridad.