viernes, 28 de diciembre de 2018

El mejor regalo es una Bicicleta..!!!


¿El mejor regalo es siempre una bicicleta?
Para nosotros, sí. Llegan unas fechas en las que los más pequeños de la casa se sumergen en la ilusión que generan los Reyes Magos con su magia. Esa espera incontrolable por descubrir los regalos, por comprobar que lo que escribieron en un trozo de papel y echaron al buzón llega a esos señores barbudos que traen regalos… Nosotros somos de la opinión de que en nuestras manos está guiar los deseos de estos pequeños soñadores para que descubran el mundo a través del juego, que desarrollen su creatividad, que fomenten las relaciones con los demás, la superación personal y que, lo más importante, sean felices. En definitiva, estamos educando y eso pasa por hacerlo cada día y más que nunca en Navidad. Por eso, creemos que el mejor regalo es siempre una bicicleta.

La bicicleta para un niño tiene enormes beneficios.

Autonomía y sociabilidad
A los más pequeños de la casa la bicicleta les da una autonomía y una movilidad como ningún otro medio de transporte. Esto para nosotros es muy importante, porque creemos que contribuye positivamente en su desarrollo personal, les da confianza en sí mismos, fomenta su autoestima y mejora sus relaciones con los demás. La bicicleta les abre un abanico de posibilidades que conservarán para toda su vida.

Ejercicio físico y desarrollo motor
Por otro lado, la bicicleta le permite jugar haciendo un ejercicio moderado, lo que hoy en día es enormemente necesario para formar personas con hábitos saludables, que huyan del sedentarismo y que tengan una actitud activa y plena.

Los procesos neuronales que intervienen en el control de una bicicleta son enormes, aunque llegue un momento en que seamos capaces de integrarlos de tal forma que nos parezcan “cosa de niños”. Para los peques, aprender a montar en bicicleta les ayuda a su desarrollo motor, a mejorar su coordinación motora y su equilibrio.

Al final, es un juego
Montar en bicicleta con amigos es de las cosas más divertidas que podemos hacer, tanto de pequeños como de mayores, así que darles la oportunidad de aprender pronto es ofrecerles una opción más para disfrutar del entorno que les rodea con sus amigos.

Y ¿qué bicicleta comprar para un niño?
Bueno, ya tenemos claro que uno de los mejores regalos siempre es una bicicleta, pero ahora hay que responder a la pregunta de ¿qué bicicleta compro? La respuesta no es fácil, porque hay muchos tipos, tallas y modelos, pero sí que podemos apuntar algunos aspectos que debemos tener en cuenta antes de lanzarnos a comprar una. En general, tenemos la tendencia de adelantamos a la edad de los niños o a comprar bicicletas de tallas que no son las apropiadas para su tamaño. Por eso consideramos que es importante pensar en los siguientes puntos:

Bien, en las bicicleta de niños nos solemos mover en tres franjas de tamaño de rueda:

De 12 a 18 pulgadas (90 a 120 cm de altura)
Para los más pequeños de la casa tendremos que fijarnos en bicicletas con un tamaño de rueda que les permita llegar sin problemas al suelo. Nosotros descartaríamos casi sin dudarlo las bicicletas de 12 pulgadas, ya que creemos que con las bicicletas tipo correpasillo o sin pedales pueden aguantar hasta que puedan montar en una de 14, pero eso va en gustos. Hay que pensar en la economía y a estas edades las bicicletas se quedan como nuevas así que, sin adelantarnos demasiado, nosotros intentaríamos empezar con una bici de 14 pulgadas (a partir del metro de altura) para pasar luego a una de 16 o de 18.

El problema que hay muchas veces en este tipo de bicicletas es que suelen ser algo pesadas porque las hacen de acero, muchas veces la calidad de los rodamientos deja que desear y las manetas de freno son imposibles de manejar para los peques, cosa que vemos contraproducente y más cuando están aprendiendo a montar en bici, cuando lo que hace falta es que se motiven y pierdan el miedo.

A partir de estos diámetros de rueda hay sistemas de remolcado tipo FollowMe o Trailgator que se acoplan a la rueda trasera del adulto y levantan la rueda delantera del niño para convertir el conjunto en un tandem muy útil para viajes y paseos. Ver artículo sobre cicloturismo con niños.

De 20 pulgadas (120 – 135 cm de altura)
La época en la que los niños más disfrutan de la bicicleta es a partir de los 6 años, cuando ya tienen una talla y una complexión física que les permite sentirse seguros sobre ella. Además, las bicicletas de 20 pulgadas tienen un diámetro de rueda que le da más estabilidad sobre la bicicleta y, en general, suelen estar mejor construidas.

Estas bicicletas ya son de las de verdad… Tienen componentes de mejor calidad y esto se nota.

De 24 pulgadas (135 – 150 cm de altura)
A partir de los 135 cm de altura, lo ideal es pasarse a las ruedas de 24 pulgadas, donde encontramos bicis muy bien equipadas y con las que los peques ya te pueden acompañar en tus viajes llevando sus propias alforjas. Cuando lo han vivido desde pequeños, les encanta ver que son capaces de hacer lo mismo que tú.

Algunas de estas bicicleta más grandes vienen equipadas con luces delanteras y traseras alimentadas con dinamo de buje, lo que para nosotros es muy importante para la seguridad de los jóvenes ciclistas.

Los componentes
Como siempre te hemos contado, la bicicleta es un medio de locomoción tremendamente sencillo y creemos que, precisamente, es esa sencillez y versatilidad la que ha hecho que perdure su uso en el tiempo. Sin embargo, la tecnología avanza, los materiales han evolucionado y los componentes también. Sin necesidad de dejarnos un sueldo en una bicicleta que va a durar 2 – 3 años dependiendo del ritmo de crecimiento de nuestros hijos, sí que es importante no perder de vista algunos aspectos como el peso, los rodamientos y los frenos entre otros.

El peso
Las bicis muy pesadas son más difíciles de manejar, por lo que a estas edades es conveniente buscar bicis que no pesen demasiado.

Los rodamientos
Es decir, los bujes de las ruedas deberían estar bien construidos para que las ruedas giren con libertad, sin rozamientos innecesarios.

Los frenos
Cuando un niño empieza a aprender a montar en bici lo más importante es que tome confianza y seguridad porque el miedo es el peor enemigo de cualquier aprendizaje. Unos frenos adaptados al tamaño de sus manos y a su fuerza es imprescindible para que aprendan a frenar y a dominar la bicicleta. Ojo con este punto porque te encontrarás cientos de bicis de niño con manetas de adulto.

Conclusiones
Para nosotros, el mejor regalo siempre es una bicicleta, lo tenemos clarísimo y lo vemos día a día en nuestros hijos. No olvides que en su desarrollo personal son piezas clave la autonomía, la seguridad en sí mismos y el desarrollo físico y mental.