martes, 18 de diciembre de 2018

7 formas de arruinar una rodada de MTB


Es bien sabido que entre bikers estamos para apoyarnos, pero debemos causar el menor número de molestias posibles a nuestros compañeros de rodada, tal y como no nos gustaría que nos tomen de benefactor y estar arreglando problemas de otros en cada salida.

Estos son los principales malos hábitos que pueden arruinar una salida de bicicleta de montaña. Algunos de ellos son fruto de la experiencia propia, otros son vivencias en salidas grupales. Vamos a tratar de enumerar unos cuantos malos hábitos para tratar de evitar que lo que parecía que iba a ser una gran salida con los amigos o con el grupo se convierta en una pesadilla.

Aquí van unos cuantos malos hábitos que no debemos mantener:

1.- Empezar bruscamente la salida. Estás entusiasmado con la salida, así que despegas como un murciélago del infierno. ¿Quién necesita un calentamiento o estiramientos? ¡Es hora de montar y allá vamos..! ¿Eres consciente de lo que te puede ocurrir comenzando así una ruta?. Evita el comienzo de una ruta a pleno rendimiento desde el primer momento. Debes empezar muy suave durante al menos el 30% de la distancia total de la ruta. Con un comienzo brusco, no podrás disfrutar al máximo de la ruta. Comienza siempre lentamente y aumenta la intensidad progresivamente después de haber recorrido una tercera parte de la distancia estimada de la ruta.

2.- Mantenimiento inadecuado o inexistente de la bicicleta. Una ruta de bicicleta de montaña se puede ver completamente arruinada por problemas mecánicos por pequeños que éstos sean. Algo tan simple como llantas bajas o demasiado infladas, una mala limpieza y lubricación del sistema de transmisión, unas pastillas de freno desgastadas o un simple ruido en la tija o poste del asiento te puede arruinar la ruta. Procura tener la bicicleta a punto antes de salir.

3.- Tratar de que ese compañero no te deje atrás. Todos tenemos un amigo que parece que nunca se queda sin energía y que es capaz de subir y subir sin agotamiento aparente. Si te empeñas en seguirle y volver a seguirle en la siguiente subida, al final de la ruta terminarás agotado por el sobre esfuerzo que te puede suponer seguir al de la energía inagotable. Debes realizar el esfuerzo que te permita terminar la ruta con garantías y no con un agotamiento pleno, esta puede ser otra forma de arruinar una salida en MTB. Es estupendo ser competitivo, pero también debemos saber que una salida en bicicleta de un grupo de amigos no se debe convertir en una competición exclusiva, todos queremos disfrutar y no siempre se consigue con la competición infinita entre los participantes. Déjalo ir y disfruta plenamente con el resto del grupo.

4.- No comer ni beber lo suficiente durante la ruta. Hay momentos en que estamos disfrutando tanto con nuestra salida o ruta en bicicleta, y además nos encontramos tan bien, que simplemente no queremos parar. Sin embargo comer y beber durante una salida, especialmente si ésta es larga, es tan importante como el hecho de darle vueltas a los pedales. Debemos obligarnos a comer y beber en cada salida para evitar calambres, pájaras, desvanecimientos, etc. El gasto de energía y líquidos debe ser repuesto, para ello hay que comer y beber adecuadamente en ruta.

5.- Perderse en la ruta. Si vamos a hacer una ruta completamente nueva, y no contamos con alguien que nos haga de guía, debemos consultar antes por internet para garantizar que no nos perdamos. En el campo o la montaña, a veces no todos los senderos llevan a Roma, por ello un teléfono móvil con acceso a internet y con GPS no debe faltar, y si es posible para asegurar cobertura comprobar que otros participantes de la ruta tengan distintas compañías con las que tienen contratado el servicio de datos y telefonía. También se puede usar un track de la ruta que se vaya a realizar descargado de alguna página de internet con prestigio, aunque esto no garantiza que termines en un lugar que que creías o esperabas.

6.- Ojo a la rueda delantera..! Cuando hayamos tenido la necesidad de quitar la rueda delantera para el transporte de la bicicleta en el coche, y aunque la mayoría de los porta-bicicletas de ahora no requieren quitarla, si no ha sido así y la hemos quitado, lo primero es no olvidarla, y lo mas importante, la fijación de nuevo a la horquilla de nuestra bicicleta. Una mala colocación de la rueda delantera después del transporte puede arruinarnos la ruta.

7.- Respetar descanso entre salidas. guardar un tiempo de recuperación para volver a salir de nuevo teniendo en cuenta la energía gastada. Si hemos hecho un maratón de campeonato, aunque nuestro tiempo libre nos lo permita, no volver a salir al día siguiente, descansar un par de días o más después de cualquier salida asegura el disfrute de la siguiente rodada.