lunes, 15 de octubre de 2018

8 tipos de ciclistas que seguramente conoces


Seamos realistas. No siempre las rodadas son color de rosa, bien sea porque sufrimos alguna avería, el clima no era el ideal o simplemente por que dentro del grupo hay uno de los tipos de ciclistas que nombraremos a continuación. Si de pronto te identificas con alguno de estos comportamientos, no te sientas atacado. De todas maneras habrá muchas personas que ni le den importancia, pero puedes tenerlo en cuenta al momento de rodar con personas desconocidas que puede que si lo hagan. Al fin y al cabo se trata de disfrutar la pasión y salir a pedalear.

 1- El descuidado, olvidadizo y poco preparado.
Podríamos casi que asegurar que en ningún grupo falta el ciclista que a pesar de mantenerse motivado y con ganas de montar, llega al día de la rodada sin ninguno de los implementos necesarios. Si no es porque se pincho y no tiene cámara, es porque no tiene herramienta para cambiarla o incluso bomba para inflar. Hasta el momento, nada que nos pueda molestar si es algo ocasional y no sucede mucho.

El problema es que en cada rodada haya que regalarle una cámara porque no lo podemos dejar tirado en medio de la rodada. Sin embargo, también hay otros ciclistas que llevan estas conductas a otro nivel, un nivel más experto y no llevan nada para tomar ni comer. Algo que en nuestra opinión podría generar molestia con una sola vez que suceda.

2- El competitivo
De vez en cuando es bueno medir el aceite del grupo bien sea haciendo un pequeño sprint o apretando en los últimos metros al punto de llegada. Sin embargo hay ciclistas que siempre deben tener media rueda adelante del otro sin importar qué. Muchas de las veces (sino la mayoría) que salimos a pedalear, es simplemente para disfrutar el momento, y tener a alguien que constantemente esté retándonos y poniéndose adelante a toda costa puede volverse molesto.

3- La máquina de excusas
“La rodada de ayer estuvo muy dura”, “No he comido suficientes carbohidratos”, “Me molesta la espalda”, son algunas de las excusas de las que podemos oír de este ciclista. Pero no se confíen porque en cualquier momento nos puede sorprender con una excusa de otro mundo. Más allá de ser molesto llega a ser hasta gracioso las excusas que se pueden inventar con tal de justificar su mal rendimiento. No hay nada como ser honesto en cuanto a nuestro rendimiento y en vez de estar sacando excusas, podríamos estar aprendiendo sobre lo que hacen los demás para mejorar sobre la bici.

4- El hablador incallable
¿Qué sería de una rodada sin una buena conversada, especialmente si es larga? Si hay algo que haga especial el montar en bicicleta es socializar, conocer gente nueva y conversar sobre cosas de la vida. Sin embargo, cuando en el grupo va una de esas personas que si le tapan la boca, las palabras se le riegan por los oídos, si que puede ser molesto. En serio, uno a veces no entiende donde tienen tanto pulmón para hablar, porque hasta en las escaladas continúan con su discurso, incluso si el tema del que hablan no tiene gran relevancia.

5- El sicorígido
Este tipo de ciclista pretende sentirse libre y nada complicado al andar en bicicleta, pero la realidad es muy diferente. Son el tipo de ciclista que llevan sus minutos contados para saber cuando deben comer o comenzar a tomar líquido. Si por alguna razón le pides un poco de su líquido o de su comida, habrás creado un gran desorden en su entrenamiento y posiblemente ya no disfrute más la montada pues toda su receta ciclista se ha visto descompletada.

6- El adicto social
Sinceramente nos parece uno de los más molestos y lastimosamente su número va en aumento. Es el tipo de ciclista que es adicto a las redes sociales y durante gran parte del recorrido estará haciendo uso de ellas para informar a todo su círculo social acerca de como va la rodada y todos sus detalles. Entre el arsenal de este cicilista se encuentra los infaltables Instagram y Facebook para las fotos y videos, Snapchat para transmitir en vivo, Strava para mostrar detalles de la montada y un abanico de posibilidades que seguramente utilizarán. No nos mal entiendan, tenemos registro de nuestras montadas tanto en fotos, como en video y Strava, pero el hecho es disfrutar más de la montada que de estar pendiente de redes sociales y sobre los comentarios y likes que tengan las publicaciones.

7- El auto proclamado entrenador
“Codos abiertos, rodillas paralelas, baja el cambio, toma líquido” y uno poco a poco comienza a desesperarse con esa persona que si bien estamos seguros, tiene las mejores intenciones, puede volverse un poco intenso y molesto. Unos cuantos consejos, uno los recibirá de muy buena forma, el problema es cuando comienza a juzgar y reparar cada acción que realizamos, olvidando que principalmente salimos a disfrutar de una buena montada y no en busca de un cupos a los olímpicos.

8- El fanfarrón
¡Con seguridad este les ha tocado alguna vez! Ese ciclista que no para de hablar acerca de sus tiempos en Strava, de la gran montada que hizo hace 8 días o incluso de lo hermosa y cara que es su bicicleta. Teniendo en cuenta que la humildad es uno de los más grandes valores de los ciclistas, este tipo de ciclistas si que pueden ser molestos. Si te llega a tocar un ciclista de estos en alguna rodada, lo mejor que puedes hacer es tomar el lado opuesto en la próxima intersección.