miércoles, 26 de septiembre de 2018

¿Estás interesado en empezar a hacer ciclismo por ti mismo?


Ya estás dispuesto a sentir el viento en tu pelo y los pedales en tus pies. Afortunadamente, empezar a practicar ciclismo es más fácil de lo que crees. Estuvimos hablando con varios expertos para que nos diesen los mejores consejos para principiantes.

Sé consciente del costo. Cuando vayas a comprar una bici, ten en cuenta que el precio puede rondar entre los tresmil y quincemil pesos tratándose de una bicicleta de gama media. Cuanto más barata sea la bici, más pesada será la estructura y las ruedas, en general. Quizás el peso no es tan importante para las personas que quieran utilizar la bici para ir al trabajo, pero sí lo será para los que planeen cruzar el país en bicicleta.

Invierte en algunas prendas específicas para ciclistas. "Unos pantalones cortos acolchados de buena calidad, unos buenos guantes y un casco cómodo contribuirán más al disfrute de montar en bici que cualquier otra cosa (aparte de la bicicleta)", explica Jessee. "Los maillots están diseñados para absorber la humedad y para llevar otros elementos esenciales para el trayecto, como el teléfono móvil, las llaves y comida".

Estáte preparado. Jessee recomienda llevar siempre un kit de parches para arreglar algún pinchazo, junto con una bomba de aire para inflar el neumático, tu identificación, un teléfono móvil, tarjeta de crédito y algo de dinero en metálico en caso de urgencia.

Prepárate bien antes de recorrer distancias largas. Por desgracia, no puedes montarte en la bici sin más y pedalear durante cien kilómetros. Para llevar a cabo esos recorridos, se requiere tiempo y mucho entrenamiento. "Es como con todas las cosas: hay que empezar poco a poco e ir aumentando la intensidad", explica Leipheimer. "Cuando has empezado el trayecto, ya es demasiado tarde para ponerse en forma, así que empieza antes tu preparación".

Practica varias disciplinas. Leipheimer también sugiere a los principiantes que entrenen su fuerza y flexibilidad con yoga y Pilates. Aunque estas actividades adicionales contribuyen a reforzar el entrenamiento, más bien actúan como un bonus. Lo cierto es que el yoga y el Pilates no pueden sustituir al ciclismo en sí. "No hay nada como el pedaleo para entrenarte como ciclista", asegura.