sábado, 14 de abril de 2018

Consejos importantes para ciclistas en esta temporada de calor..!!!


Las altas temperaturas son uno de los grandes enemigos del ciclista en la temporada de verano. Someter al cuerpo a altos esfurzos bajo la abrasadora luz del sol puede llegar a ser peligroso, especialmente en determinados meses. Por eso es importante conocer los efectos que tiene sobre nuestro cuerpo mantenerse demasiado tiempo en esas condiciones, y también los mejores métodos para paliarlos. 

Nuestra temperatura corporal es básica para que nuestro organismo funcione de manera correcta. También durante la práctica deportiva es esencial que se mantenga, como mucho, un grado por encima de lo normal. De lo contrario los procesos metabólicos, y en consecuencia en rendimiento, caerán en picado. Te expondrás al agotamiento, calambres, desmayos e incluso a un golpe de calor, que puede llegar a tener consecuencias devastadoras. 

La temperatura ambiente puede facilitar o dificultar este objetivo -regular la corporal- que en verano se convierte en un objetivo mucho más complejo de lo habitual. 

Cómo mantener la temperatura corporal en condiciones de mucho calor:

Usa ropa transpirable. A día de hoy se pueden adquirir a buen precio prendas deportivas transpirables de gran calidad, que ayudaran a mantener tu cuerpo ventilado y a una temperatura adecuada. 

Hidrátate correctamente. Si en condiciones ideales -una temperatura de unos 10-12 grados- es aconsejable hidratarse cada 20 o 30 minutos, cuando el calor aprieta lo ideal es hacerlo cada 15. La sudoración es mucho mayor, y en consecuencia ladeshidratación llega antes. 

Agua en la cabeza. No solo la bebas. Aplícate regularmente agua en la cabeza, la nuca y la cara ayudará a mantener regulada tu temperatura corporal, y también a sentirte cómodo. 


El calor excesivo puede llegar a ser uno de los grandes enemigos del ciclista. Sé cuidadoso, aplica estos y otros consejos y sigue disfrutando del mountain bike en cualquier época del año. 

1- No salir en bici con temperaturas demasiado altas. O salir por las noches cuando el clima refresca y las temperaturas bajan un poco. El límite estaría entre los 37 y los 39 grados. Por encima de estas temperaturas corremos el riesgo de sufrir un golpe de calor.

2- Usar ropa de color claro ayuda a no acumular tanta temperatura. Entre ir de blanco e ir de negro existe una gran diferencia si el sol aprieta.

3- Beber medio litro de agua o de bebida deportiva en la hora previa al entrenamiento o la competición ayuda a estar bien hidratado y evitamos riesgos de deshidratación.

4- Reponer el líquido perdido, es decir, entre uno y dos bidones por hora. Cuanto más calor haga y más intenso pedaleemos más habrá que beber.  Con el sudor, además de agua, también estamos perdiendo sales, especialmente sodio. Por este motivo es importante tomar una bebida deportiva que incluya sodio en sus ingredientes.

5- Los maillots que se abren completamente nos ayudarán a poner más centímetros de piel en contacto con el aire, y por lo tanto, disiparemos mejor el calor.

6- Podemos ayudar a refrigerarnos con agua. Una opción es llevar un bidón solo con agua para refrescarnos de vez en cuando echándonos algún chorro por la cabeza.  Mucho mejor que un chorro de agua es remojarse entero si pasamos cerca de una fuente o un arroyo. No pasa nada por parar un minuto, mojarnos enteros y seguir.

7- Si el objetivo es una competición en la que sabemos que va a hacer mucho calor es importante entrenar también en condiciones de calor, puesto que el cuerpo también se entrena y se adapta a disipar mejor el calor.

8- Pesarse antes y después de cada ruta nos dará una idea del peso que hemos perdido en forma de agua. Nunca deberíamos perder más de un 2% de nuestro peso inicial. El peso que perdemos es líquido, no grasa, no nos engañemos.

9- Si el color de la orina después del entrenamiento es muy oscuro es que no hemos bebido lo suficiente.

10- La crema solar nunca debe faltar cuando estemos un tiempo expuestos a las radiaciones solares por muy morenos que estemos.

11- En caso de salir con mucho calor es preferible elegir rutas más bien llanas que montañosas, puesto que la velocidad de desplazamiento siempre genera una brisa que nos ayuda a refrigerar mejor. Sin embargo a menos de 10 Km/h la sensación de calor es mayor si cabe. 

12- El calor es un limitante de rendimiento que debes tener en cuenta si compites, ya que no podrás aguantar los mismos ritmos que un día que haga 15 grados. Cuando el cuerpo se calienta en exceso automáticamente manda la señal a las piernas para que bajen el ritmo. Por eso, conseguir la máxima refrigeración es importante.