viernes, 16 de febrero de 2018

7 artículos imprescindibles en cada salida de MTB


Existen 7 artículos cuya compañía es imprescindible en cada salida de MTB.

1.- Nutrición e hidratación
La primera regla que hay que cumplir es no descuidar nunca la hidratación y la nutrición. Por mucho que pensemos que vamos a dar una salida corta o que no necesitamos apenas comer o beber, no cuesta nada llevar un par de bidones de agua (o una mochila con una cantidad reseñable) y una pieza de fruta, barrita, gel o cualquier otro tipo de fuente de azúcar.

2.- Pack básico de herramientas: multillave, bomba, desmontables, parches…
Es muy habitual encontrar al “biker robótico” que, sin embargo, no lleva las mínimas herramientas que necesita su bicicleta. Una multiherramienta o multillave que nos permita apretar la gran mayoría de los tornillos de la bicicleta, una bomba para inflar las ruedas si pinchamos (o una bombona de CO2) y un juego de parches para reparar un pinchazo.

Si nuestras ruedas son tubeless también es aconsejable haber probado antes la bomba o la bombona de CO2 en casa. Hay muchas bombas “pequeñas” que no ofrecen la cantidad de aire suficiente en cada bombeo y tenemos que estar seguros de que nos da la presión suficiente para poder hinchar y talonar una rueda tubeless en caso de que lo necesitemos. Otro aspecto que debemos comprobar es que tiene la boca de carga apta para nuestras válvulas. Aunque la mayoría de ellas son compatibles con presta y Schrader, lo mejor es asegurarse.

3.- Una cámara
Como te he dicho, aunque nuestros neumáticos sean tubeless siempre podemos pinchar o directamente rajar la cubierta. Si esto nos sucede y no llevamos una cámara de repuesto, adiós ruta, nos tocará volver a casa andando y empujando la bici. Siempre conviene llevar, mínimo, una cámara de repuesto. Y si vamos a estar varios días de ruta fuera de casa o es una salida de todo el día, mejor dos. Apenas pesan y ocupan sitio en la mochila y nos pueden salvar de un buen paseo.

4.- Tronchacadenas con eslabón de repuesto
Una de las peores cosas que le puede ocurrir a un biker en su bici es romper la cadena en mitad de una ruta y si no tenemos un tronchacadenas con nosotros no podemos arreglarla ni cambiarla. Algunas multiherramientas llevan uno pequeño incorporado, si no es así, existen algunos en el mercado que son de reducidas dimensiones y aunque no son tan precisos ni manejables como los de taller, al menos nos salvarán del percance.

Junto con el tronchacadenas es muy recomendable, aunque si no lo tenemos hay alternativas, llevar un eslabón de repuesto. Es aconsejable que sea de los eslabones rápidos, más sencillos y rápidos de colocar y siempre debemos asegurarnos que es compatible con nuestra cadena y nuestra transmisión. Recuerda que una cadena de 10 velocidades no es igual que una de 11 o de 12.

5.- Bridas o cintillos de plástico.
Las bridas son un elemento que apenas pesa y que nos puede salvar una ruta si se nos rompe alguna parte de la bicicleta o componentes y podemos sujetarlos con ellas.

6.- El teléfono móvil y algo de dinero
Sí, el teléfono móvil se ha convertido en un gadget imprescindible en nuestras vidas. Evidentemente no nos va a ayudar a dar más pedales, pero puede ser nuestra herramienta de salvación si tenemos que llamar para que nos vengan a recoger o rescatar. Lo mismo sucede con llevar algo de dinero suelto, puede servirnos para comprar algo para beber o comer si nos hemos quedado sin ello,  solicitar ayuda o transporte.

7.- Documentación para avisar en caso de accidente
Siempre hay que ir documentados por lo que pueda pasar, no sólo con la credencial de elector, también es bueno llevar apuntados algún teléfono para avisar en caso de emergencia (si el móvil se nos pierde o se queda bloqueado este sistema es mucho más directo y sencillo) y con las posibles alergias y el grupo sanguíneo que tengamos. Esta información le será de mucha utilidad a los servicios de emergencia si necesitamos un rescate.

No siempre, pero a veces conviene llevar…
Llevar una prenda extra de abrigo si salimos a montar en invierno o existe la posibilidad de un cambio brusco de temperatura o meteorología (lluvias, vientos, etc.).

También llevarnos unas luces o algún sistema de iluminación si existe la posibilidad de que se nos haga tarde. Aunque creamos que vamos bien de tiempo, si vamos justos y sufrimos un percance, aunque sea algo tan simple como un pinchazo, corremos el riesgo de quedarnos sin luz natural, por lo que es recomendable llevar algo que sirva para alumbrarnos y marcar nuestra posición.

También en verano, pensando en las rutas de todo el día, es bueno llevar un pequeño bote de protección solar. Es recomendable echarse crema cada dos horas más o menos, por lo que si tenemos previsto una jornada larga, llevarnos un bote en la mochila y untarnos de vez en cuando las partes más expuestas nos puede salvar de quemarnos la piel.

Conclusión
Aunque pueda parecer un montón de cosas con las que debemos cargar, al final no son tantas ni ocupan mucho sitio. La mayoría entran sin problemas en las mochilas de hidratación que encontramos en el mercado y si no repartidas entre los bolsillos del jersey o chamarra, ancladas en la propia bicicleta y en la clásica bolsita de sillín. El extra de peso que suponen quedará sobradamente compensado si un día necesitamos hacer uso de alguna de ellas. Y si no las tenemos con nosotros, te puedo asegurar que te arrepentirás de habérlas dejado en casa.

http://www.mtbpro.es