lunes, 25 de diciembre de 2017

NiteRider, una de las mejores lámparas para MTB


Un accesorio indispensable para ciclismo es un buen juego de luces.

Las luces para bicicleta pueden ser divididos en dos grandes grupos, las luces para uso urbano/ruta y las luces para montaña. Las de montaña son mucho más luminosas y no son aptas para uso en ciudad, donde puedes encandilar a los demás usuarios.

La potencia luminosa | Existen luces que únicamente tienen la finalidad de hacerte visible, recomendada para cuando circulas por calles suficientemente iluminadas. La segunda categoría se conforma por luces con la potencia y haz adecuado para alumbrar tu camino.

La montura | Una buena montura para ciclismo urbano es aquella que te permite montar y desmontar las luces de manera rápida y sencilla. Algunas monturas se fijan a la bici con abrazaderas con tornillo (muchos sin necesidad de herramientas), y la lampara se fija a través de sistemas de liberación rápida. Otras se abrazan al manubrio o poste del asiento utilizando monturas de silicon.

El interruptor | Un buen interruptor es aquel que te permite encender, apagar y cambiar de modo de manera sencilla. Además previene que la lampara se encienda por accidente al estar en tu mochila y desperdiciar la batería.

El haz de luz
Es importante que el haz de luz no sea demasiado amplio (especialmente en las lamparas de más de 100 lm para evitar encandilar a las demás personas que circulan por los caminos.


Historia de NiteRider 
NiteRider comenzó por accidente y por necesidad. Tom Carroll, un atleta fanático y un hombre al aire libre del sur de California tuvo un problema. El mejor surf alrededor era mejor por la noche, después de que la multitud se había ido a casa. Como no había nada remotamente utilizable para iluminar las olas, Tom tuvo que diseñar una solución desde cero.

Constructor y diseñador de oficio e inventor por pasión, Tom estaba obsesionado con hacer que sus luces fueran las mejores. Su segundo intento definió todo lo que debía ser una luz para "deportes extremos": impermeable, muy brillante, liviana y con manos libres . Lo que descubrió es que no solo funcionaba para el surf, sino también para los largos recorridos en bicicleta que accedían a esos descansos perfectos y escondidos.

Tom y su esposa Verónica (La cual conoció en un viaje a México) construyeron NiteRider en la mesa de su cocina, trabajando duro todo el día y luego volviendo a casa para diseñar, armar y enviar sus luces por la noche. Hasta el día de hoy, todavía ejecutan NiteRider, diseñando y construyendo las luces con la misma atención meticulosa a los detalles para garantizar que sus clientes tengan el mejor producto disponible.

Tom todavía responde el teléfono, escucha las necesidades de sus clientes y los ayuda con el servicio. Viven el estilo de vida de NiteRider y saben lo importante que es la calidad y el rendimiento ... Para ellos, NiteRider no es solo un negocio, es personal.

NiteRider es una empresa con sede en los EE. UU. Y se enorgullecen de diseñar, probar y ensamblar cada lámpara en sus instalaciones con sede en San Diego.

Ser propietario de una lámpara NiteRider es una inversión, y respaldamos esa inversión con una tradición de 28 años de proporcionar a cada cliente un servicio de atención de clase mundial.