lunes, 22 de mayo de 2017

Relato del Camping Biker - Ek Balam


Con un excelente grupo de 45 bikers de diferentes clubes como MTB Campeche, MTB Cancún & RM, Cracks (PlayaCar), Kukus (Cancún), Rebels (Mérida), Mixbaal (Mérida), Ckletos (Calkini), Bikers Zaci (Valladolid), Panteras (Mérida), Dramabikers (Mérida), Tapires (Tizimin), Freebikers (Mérida) y Dirt Riders MTB Mérida se realizó este camping biker por poblados circundantes a la zona arqueológica de Ek Balam como Temozón, X-uch, Hunukú y Santa Rita. El sábado 20 partimos según lo planeado y llegamos a la UMA alrededor de la 1:30 pm después de haber comprado unas frías en Temozón, Don Anastasio nos dio la bienvenida y como fuimos llegando, así mismo empezamos a buscar el mejor lugar para poner nuestras tiendas de campaña.

Luego pudimos conocer al amo y señor de la UMA Finca San Luis, Sr. Antonio Raúl Corzo Rivas (Tony para los cuates) quien nos invitó cordialmente a pasar al comedor. Cerca de las tres de la tarde ya estaba la mayoría de bikers instalados. No faltó el que dijera que se perdió, aunque las instrucciones de cómo llegar a la UMA estaban totalmente claras y se publicaron con algunos días de anticipación en el evento FB del camping biker.

Llegó la hora de la comida y pasamos raudos y veloces al comedor, donde nos deleitamos con unos suculentos platos de pavo en escabeche y con las tortillas hechas a mano, eso fue algo que no tuvo abuela (De lo sabroso), con el permiso de todos pero yo si repetí..!!!


Después de los saludos de rigor a toda la banda biker de Campeche, Cancun, Playa del Carmen y Mérida, nos preparamos para salir a rodar, Danny (de Bikers Zací) fue quien nos apoyó en la guiada pues es un biker que conoce la zona. Hicimos una buena ruta de 35 km saliendo por la brecha a X-Uch pero doblando por un camino técnico que nos llevaba a Santa Rita y pues, ya estábamos a medio camino cuando paramos para reagruparnos y se me ocurrió preguntar por Mily y resulta que no estaba, supusimos que la compañera Dirt se había perdido. Ay Mily!, ¿otra vez? Ya te estás ganando el mote de "La Perdida" Jajajajajajaja..!!! Estamos seriamente instalarle un chip de localización.

Consideramos no regresar por ella porque ya estábamos muy lejos del desvió a Santa Rita y porque la zona era segura, el único lugar a donde podía llegar era X-Uch y probablemente regresaría al lugar de campamento. Y si, efectivamente así lo hiso.

Llegamos a Santa Rita donde descansamos, yo me atrasé un poco pues me quede a cambiar mi cámara de la rueda trasera que mancó en las piedras, el chiste que cuando llegué a la tienda del pueblo ya no había ni cocas para tomar, así que me conforme con el agua de mi camel que aún estaba fresca por el hielo que le metí al salir.

A darle, pues! Continuamos el camino hasta llegar a una carretera donde tomamos una especie de "U" que iba paralela a la carretera a Hunukú y allí si le empecé a meter un poco más de huevos al merengue. El grupo se dividía claramente en avanzados que iban al frente, intermedios pedaleaban un poco más atrás... Pero había dos o tres personas que si de plano se quedaban como huevos de perro y había que esperarlos. Sin mayor problema ya que eso nos servía de descanso aunque esto implicaba que nos enfriemos un poco. (Ay si, Ay si.. El muy pro!)

Llegamos al poblado de Hunukú y nuevamente paramos a descansar, aquí si me tome una deliciosa Coca Cola bien helada que me supo a gloria tanto por la recarga de energía como lo refrescante, después de un rato de descanso y cotorreo reiniciamos el camino. 

En una parada cerca del lugar del campamento pudimos escuchar música a alto volumen proveniente de una bocina de un biker, a lo que le comentamos que no es de mountain bikers hacer eso, ya que la música te distrae y pierdes concentración en el camino, evita que escuches algún desperfecto de tu propia bici, también evita que escuches avisos de otro biker de algún peligro o desviación, además no a todos les gusta el mismo tipo de música que tu escuchas y para terminarla de amolar ¿Que mejor música que la de la naturaleza? Tampoco es recomendable llevar audífonos... Esta regla está impuesta desde hace mucho tiempo en nuestras rodadas y tendremos el cuidado de que no se repita para la sana relación entre bikers y tener rodadas placenteras. (Esperamos que no se chivee la hija!)

De allí pasamos cerca de la UMA pero continuamos hacia un cenote que está en un rancho donde algunos se echaron un refrescante chapuzón, yo la neta si tenía ganas de bañarme pero me dio ñañaras la oscuridad y decidí regresar a la UMA junto con otros bikers.

Bueno pues... Ya en el camping nos dedicamos a descansar, bañarnos y después una rica cena de lomitos entomatados y sus tortillitas de maíz hechas a mano... Simplemente de pocamadre!


Posteriormente pasamos a la comodidad de nuestro campamento donde bebimos unas chelas y conversamos largamente a la luz de una fogata y bajo un cielo estrellado, nuestro amigo Tony comentó que lo que pasa en la UMA se queda en la UMA, pero estuvimos demasiado tranquilos, créanme! Don Abraham se echó unas rolas con una flauta, estuvo chida la noche.

En el transcurso de la tarde y noche algunos compañeros siguieron llegando como Sergio Rodríguez (Bolontunil), que instaló su mega tienda en unos cuantos minutos. La charla estuvo tan buena que nos acostamos a dormir pasando las 2:00 de la madrugada.

Por si oyeron el rumor de que se fue mi lámpara de la bici al inodoro, no fue rumor, de verdad se fue al inodoro mi MagicShine, mi hijo fue al baño y la llevo para alumbrarse, la asentó en la caja del bacín y en un movimiento en falso se cayó directito al remolino cacareante para ir a alumbrar el inframundo maya... Ni pedo, ya compraré otro. Y no, no le dí una madriza a mi chavo, a pesar de que lo merecía, nomás ya no le compraré "Sabritas" hasta poray del año 2085.

A la mañana del domingo a algunos si nos dio un poco de trabajo levantarnos por la desvelada y las chelas ingeridas, pero en chinga nos preparamos para desayunar unos huevitos revueltos con tomate y empezar el recorrido hacia Ek Balam donde iniciaría la rodada.

Nos preparábamos para una rodada de mínimo unos 40 km. Aquí es donde si hubo confusión pero no pasó a más, ya que algunos, como yo, preferimos llevar a nuestras familias a visitar la zona arqueológica mientras rodábamos, y después al regreso, salir directo a comer algo. Así que levante mi campamento junto con algunos otros compañeros y nos dirigimos al estacionamiento de Ek Balam en auto donde vimos a varios bikers de Tizimín  y otros de Freebikers que nos harían compañía en la rodada.

Otro grupo salió rodando desde el campamento para regresar posteriormente para bañarse y recoger su equipo. Nos dividimos hasta en tres bandos, los avanzados que salieron primero he hicieron una ruta técnica y rápida, y los que esperamos al grupo lento que venía a pedal desde la UMA... Así que salimos a los 15 minutos con el apoyo de un guía proporcionado por los operadores de los ejidos al cual le pagamos $80 cada uno por derecho de paso al cenote Xcanché.

Ya habíamos recorrido como dos kilómetros cuando escuchamos en la radio del guía que el grupo de Danny ya había llegado a Ek-Balam pero que no había pedo porque se sabían el camino, así que continuamos. En mi grupo estaban Carlos Capetillo y tres amigos de Freebikers, Norys y un amigo de Cracks, Ana, Arturo y yo de Dirt Riders.

Por cierto, Ramiro, el guía que nos acompañó, venía sin equipo adecuado, bici de rodada 26 de fierro y nada de suspensiones, le daba de lo chido al pedal y nos dejó atrás un buen rato... Pero ya después defendimos nuestro honor.

La verdad no le preguntamos a Ramiro por donde nos llevaría, sólo sabíamos que íbamos a hacer un 8, lo gacho es que nos llevó por carretera hasta Hunukú pudiendo haber rodado esa distancia por brecha, ni pedo… Después de un breve descanso nos fuimos por la misma brecha que recorrimos el día anterior solo que esta vez si llegamos a X-uch dando vuelta a la izquierda. Allí es donde escuché el terrible estertor de la muerte cuando le chupé a la manguerita del camel y sólo salieron algunas gotas de agua!

Arturo y yo le metimos ganas y andábamos en punta, siempre comunicados con Ana por radio, al momento que llegamos nuevamente a la carretera habían dos opciones, ir hasta Hunukú nuevamente por carretera y tomar allí la buenísima brecha que nos lleva al cenote Xcanché ó regresar por la vía que trajimos hasta el estacionamiento de Ek Balam… Optamos por la segunda porque ya había un calor de la chingada además que un cuate de Cracks había ponchado y no traía ni curitas para ponerle a su cámara… Esa es otra falta grave y no es de mountain bikers salir sin lo necesario para reparar un desperfecto.

Les voy a decir un secreto, yo si traía de todo en mi camel, (Bomba, parches, pegamento y creo que hasta condones), pero tenía una super mega hueva hasta de moverme, estaba a punto de calcinarme por el intenso calor y mejor me hice al pendejo igual que Arturo, ya que siempre termino inflando yo la llanta de otros camaradas, hasta que llegó Capetillo siempre servicial y le prestó a este cuate una bomba para inflar su llanta y poder llegar así a nuestro destino que estaba a 3 kilómetros.

Una vez que llegamos al estacionamiento fui directito a mi nevera donde tenía aun unas espumosas y la neta que sólo me tomé media cheve, lo que necesitaba urgentemente era aguaaa… Luego vi a algunos bikers que me dijeron que la mayoría estaba en el cenote refrescándose, ganas no me faltaban para ir con ellos pero ya mi familia estaba saliendo de la zona arqueológica así que me fui con ellos a Temozón para deleitarnos con esas sabrosas carnes ahumadas con el buen “Negrito”.


Definitivamente fueron dos días muy buenos de convivencia biker y rodadas intensas que seguramente repetiremos. Agradecemos a todos los bikers por su asistencia y también a la UMA Finca San Luis por sus atenciones... Nos vemos bikers!

Imágenes del Camping Biker - Ek Balam Click AQUI