jueves, 5 de enero de 2017

Nuestro lado Torpe | Porqué ocurre y como mejorarlo?


Por   Rodrigo Salazar 

Te has dado cuenta que al ir pedaleando en un sendero hay curvas que cuestan más que otras? Por un tema de inclinación, de velocidad, de confianza y de soltar tu bicicleta hacia un lado es que muchos ciclistas tienen un lado bueno o más “habilidoso” para curvar y otro que le cuesta un poco más, se ve y se siente más torpe. En la gran mayoría de los casos es el lado opuesto al que escribimos, pero también se puede dar que sea el mismo.

El origen del “lado torpe”
El nombre de esto es Lateralidad y según la teoría de la Conciencia Neural de Marco Bettocchi, el origen es un mecanismo que regula la natación en los peces ya que sus ojos se mueven y funcionan de manera totalmente independiente entre sí, entonces cuando el ojo izquierdo capta comida, el pez al desear dirigirse a ese lugar activará su aleta derecha, ese movimiento girará su cuerpo en la dirección izquierda. En nosotros, la lateralidad comienza a manifestarse desde pequeños, al patear una pelota, al escribir y después, al andar en bicicleta.

La Dra. Noemí Ríos en su blog sobre Psicobiología señala:
“El proceso de lateralización tiene una base neurológica, y es una etapa más de la maduración del sistema nervioso, por el que la dominancia de un lado del cuerpo sobre el otro va a depender del predominio de uno u otro hemisferio”.  Ya sabemos entonces que es algo totalmente normal e inherente en nosotros, pero lo podremos trabajar?

A trabajarlo!
Lógicamente siempre habrá un lado más aventajado que el otro pero lo que podemos hacer es comenzar a entrenar y activar el lado que nos cuesta más, acá hay algunos consejos prácticos para ejercitarte con tu bici.

Identificar. Si no lo tienes claro, lo primero es detectar tu lado fuerte y tu lado débil, así sabremos acual ponerle énfasis. Parate en la bici y trata de hacer un bunnyhop o whillie primero con el pedal izquierdo adelante y luego intentas lo mismo con el pedal derecho adelante, te vas a dar cuenta inmediatamente cual es tu lado bueno y tu lado malo, aunque esto no quiere decir que sea definitivo para todo.

Trabajo de zigzag. Con conos, piedras o referencias puedes intentar trazar un circuito (imaginario si quieres) en el que debas doblar para ambos lados, cambiar frentes y trabajar tu lado dificil, en la medida que vayas dominando esto podrás ir cerrando las curvas y aumentando la velocidad para forzar el cuerpo y aumentar la inclinación.

Bajar el pie, fíjate que al parar, la gran mayoría de las veces y en muchos casos siempre, usamos el mismo pie de apoyo. Intenta ir cambiándolo, en las curvas lo mismo, trata de apoyarte con ambos pies no sólo lo hagas con uno.

Derrape, sabemos que el derrape no es la forma más optima de curvar, además erosiona nuestro querido cerro. Pero es una manera de curvar por emergencia o cuando el terreno se pone hostil. Trabajar esto es muy útil para nuestra lateralidad. Te aseguro que para un lado será pan comido, pero para el otro habrá que ponerle más ganas.

Switchbacks o chicanas, son esas curvas malditas que nos hacen girar casi en 180 grados. Siempre son muy cerradas y a veces incluyen fuertes pendientes. En tus senderos, búscalas, sobretodo las de nuestro lado flojo y a trabajar por ellas

Ya lo sabes, es muy normal pero podemos practicarlo y entrenarlo. Dale prioridad, destínale tiempo y verás que en poco tiempo ya no será un karma... A trabajarlo!