jueves, 19 de enero de 2017

¿Cómo actuar en caso de accidente?

Seguro que más de una vez has hecho el “beso del papa” y has comprobado lo duro que está el suelo. Las caídas son inevitables, y normalmente se quedan en un raspón pero otras pueden acabar en algo más grave como una fractura y requerir primeros auxilios. ¿Sabes cómo actuar? te damos unas pautas para reaccionar en esas situaciones.

A continuación se describen algunas medidas que podemos aplicar con accidentes leves y ante las lesiones traumatológicas más frecuentes de nuestro deporte:


Heridas y abrasiones:
Siempre nos protegeremos con guantes frente al contacto con sangre. Será muy útil que contemos con un pequeño botiquín ligero y ordenado para realizar curas (recuadro 1). En las heridas leves primero limpiaremos la zona con abundante agua (que no esté estancada) o suero fisiológico si tenemos. Intentaremos arrastrar toda la suciedad desde el centro a la periferia de la zona dañada. Aplicaremos antiséptico y protegeremos la herida con venda o apósito. Si la herida es mayor y sangra, aplicaremos presión con gasas hasta que ceda la hemorragia y nunca retiraremos las gasas empapadas, iremos superponiendo gasas nuevas hasta que deje de sangrar, protegeremos y acudiremos a algún servicio médico para que valoren la necesidad de suturar o administrar la vacuna antitetánica.


Fractura de clavícula:
Es la fractura más frecuente de los practicantes de MTB siendo el mecanismo lesional más habitual la caída lateral sobre el hombro. Sentaremos al lesionado y en caso de que se sienta mareado por el dolor lo tumbaremos. Evitaremos el movimiento innecesario del foco de fractura haciendo un cabestrillo simple con una venda si llevamos botiquín, o lo fabricaremos con la propia ropa del accidentado o con una o dos cámaras de repuesto (ver fotos 1-2). Intentaremos aplicar frío local si es posible y lo trasladaremos a un centro sanitario para el tratamiento definitivo.


Fractura de muñeca:
Pondremos al accidentado en una posición cómoda y le quitaremos los anillos, las pulseras o relojes que lleve en la extremidad afectada para evitar compresiones con el edema provocado por la fractura. Mientras no llega la ayuda se puede intentar una inmovilización transitoria siempre en la posición en que lo encontremos, que será la más cómoda y menos dolorosa. Intentaremos acolchar el interior y por encima pondremos algo rígido como una rama o la bomba de la bici sujetándolo a continuación con una venda sin apretar demasiado (ver fotos 3-4). Será útil aplicar frío local si es posible y situar la muñeca lesionada por encima del nivel del corazón para disminuir el sangrado hasta que reciba la atención sanitaria requerida.

Visto en | http://www.mountainbike.es