sábado, 10 de septiembre de 2016

La bicicleta se convirtió en mi peor pesadilla | Pauline Ferrand-Prevot


La corredora Francesa Pauline Ferrand-Prevot afirmó en una entrevista; “la bicicleta se convirtió en mi peor pesadilla”.

Puede parecer un poco extremista decirlo sobretodo si nos ponemos a pensar que ser Prorider frente a los ojos de todos es como lograr el sueño del pibe, poder andar todo el día en bicicleta, poder usar lo mejor que se ha creado y que te paguen por eso, suena genial no?

En el caso de Pauline, la temporada anterior, venía de cosechar grandes triunfos en un país donde el Ciclista es una eminencia. Esta joven corredora logró ser Campeona Mundial de Mountainbike, Ciclocross y Ruta, algo impresionante y uno de los mayores logros que puede alcanzar un ciclista integral, pero eso fue el comienzo de todo lo malo.

Tras conseguir todas sus metas, quedaba un horizonte, los Juegos Olímpicos y su preparación para ello la llevó a trasladarse a un lugar con mejor clima y donde podía entrenar con mayor comodidad. Pero al cabo de unos días una alergia le afectó a tal punto que no podía sostener su rendimiento, no conseguía terminar los planes que le mandaba su entrenador y su nivel comenzó a irse en picada.

Esto desencadenó un cuadro de estrés que le trajo problemas de ciática, mientras tanto seguía entrenando duro, sin escuchar a su cuerpo.

Las carreras venían y no lograba terminarlas, los medios especulaban y Pauline se derrumbaba;


“Cada día, cuando me levantaba, me decía que faltaba un día menos para el día más importante de mi carrera. Ser campeona del mundo en 3 disciplinas en un año puede haber sido lo peor que me ha pasado. Aún lesionada trabajaba duro y no me rendía. Abandonaba carrera tras carrera, pensando que esa dinámica pararía algún día.”

Sin embargo esto nunca ocurrió. En plena temporada gana el Campeonato Nacional de Francia y las esperanzas vuelven, pero las lesiones tenían su cuerpo muy dañado y su plan de entrenamiento venía con mucho retraso.

Como es común en alguien acostumbrado a ganar y trabajar duro por ello, pensaba que el dolor sería sólo momentáneo, sólo pasaba por su cabeza el gran sueño Olímpico, sin embargo aquel día 20 de Agosto su cuerpo sentenció algo diferente;

“Quería terminar lo que había soñado, pero mi cuerpo no podía. Era realmente imposible. Abandoné los Juegos, pero el daño era mucho más profundo que eso.

Estoy extremadamente decepcionada, no tengo palabras para expresarlo. Me fui de la carrera llorando. Mi temporada ha acabado con ese abandono. No sé cuando volveré a montar en bicicleta. Ir en bicicleta es lo que más deseaba hacer, pero se convirtió en mi peor pesadilla”

Con esto Pauline cerró su carta y no dio más declaraciones.

No debe ser fácil llevar el peso de tres jerseys Arcoiris (Campeonatos UCI) en el cuerpo sobretodo si el Mundo está pendiente de ello. Pero es importante nunca olvidar que comenzamos a pedalear porque nos gustaba, porque disfrutamos hacerlo y al igual como nos pasa cuando nos perdemos en el cerro, es mejor retornar a un punto conocido y retomar el horizonte.

Si algún día dejamos de disfrutar cada pedaleada y cada sendero es porque olvidamos el origen de eso, pasarlo bien sobre nuestras bicicletas.

Por | Rodrigo Salazar
Visto en | montenbaik.com