lunes, 8 de febrero de 2016

Rodada en Hecelchakan, Camp. | 56 Kms.


07.02.2016 | Hecelchakan, Campeche.- Rodada "La Micro" (Torre de Micro-ondas) Este día nos dimos cita desde muy temprano en la población de Hecelchakan, festejamos el 2do aniversario de Ciclopolis MID con la participación de 50 ciclistas de diferentes clubes entre ellos Titanes de Campeche, MTB Campeche, CKletos, Sak-Beh, Ciclopolis MID, Bikezone, CicloAmigos, YucaBikers y Dirt-Riders, entre otros además de los locales, a los cuales agradecemos que nos hayan guiado (Ernesto, Caldo y Jazmín).

En la salida nos dieron la opción de darle a una ruta de 50 Km o hacer la tradicional de 40 Km... Y pues nos decidimos por la más larga (Sin albur), Dimos algunas indicaciones importantes para este tipo de rodadas como es: Pistear chido, ósea pedir y dar pista; si te caes en bajada y subida, pararse inmediatamente y hacerse a un lado para no entorpecer a los que vienen detrás de nosotros, anticipar los cambios de velocidad para no romper patita, caballito o cadena en las subidas, y pasarla lo más chingón posible ya que nos es carrera, se trata de una buena rodada entre amigos y estamos para apoyarnos.

Los bikers locales nos guiaron hasta la entrada de una gran subida con alto grado de inclinación, algunos lograron subirla toda y otros como yo, lo intentamos pero cuando ya era demasiado el reto, preferí bajarme de la bicicleta y subir a pie y créanme que aun así era un gran esfuerzo, poco después paramos para reagruparnos y creo que desde allí varios reventaron.  

Seguimos por un camino blanco con muy poco nivel técnico, luego paramos un rato pues a Ernesto se le ponchó la llanta, lo que aprovechamos para tomar unas fotos y cotorrear un poco... Continuamos por ese camino blanco, repito, con muy poco nivel técnico que a muchos nos desesperó pues teníamos ganas de mas acción, llegamos a una carretera donde nos reagrupamos nuevamente y allí nos dimos cuenta de que faltaban tres integrantes de Dirt Riders, Mildred que había ponchado y se quedó atrás, Polly y el Primo que la esperaron pero se perdieron al no seguir el hilo de la rodada, Caldo fue por ellos y les aconsejó que lo mejor era regresar, y así lo hicieron.

Nosotros continuamos, entramos por una vereda por donde iniciaba otra subida pero está aún más técnica que la anterior pues estaba en curva y llena de piedras con verdín, la verdad fue un agasajo subirla, allí es donde demostramos la técnica Dirt mas no asi la resistencia, me tuve que parar un momento a dizque contar a los bikers con Suriel jajajajajaja luego de un ratin de descanso inicie la subida hasta llegar a la cima donde nos esperaba una buena bajada del otro lado, siempre en curva, después de está continuamos por otro maldito camino blanco más plano que mis nachas, pero era para entroncar con la vereda original, la que ya conocemos.

Déjenme decirles que, fue un grupo de bikers homogéneo donde no se rompió ni una sola patita o desviador, casi todos llegábamos juntos a los puntos de reunión por lo que considero que todos estábamos en buen nivel y lo importante es que no hubo caídas que lamentar. Yo iba posicionado en la segunda mitad y era un espectáculo ver desde allí, la fila de bikers en las subidas y en las curvas prolongadas, como si fueran hormiguitas, una detrás de la otra.


Llegamos a un intersección y enseguida reconocí el camino original hacia la micro y es cuando me dije, de aquí soy, y empecé a darle de lo lindo disfrutando esas bajaditas por pequeñas que sean, hablando de bajaditas, llegamos a una fuerte y muy accidentada, donde varios se han dado en la madre antes, pero como ya les dije, afortunadamente nadie se cayó, únicamente el peligro fue que pasaba un auto por allí y tuvimos que pararlo hasta que bajaran todos los bikers. Por poco y cafeteamos al Raulin Jajajajajajaja..!!!

Continuamos nuestro camino hacia la micro, y una vez allí iniciamos el ascenso a pedal, varios cayeron acalambrados en el intento, yo iba a buen paso, con calma y seguro de subirla completa... Pero que madres, a unos 25 metros de la cima ya no pude más y mejor me pare tantito para descansar y continuar, hay que reconocer que no estoy muy entrenado que digamos ni es mi cometido impresionar a nadie, afortunadamente conozco mis limites, a veces me exijo un poco más, pero por esta vez para mí era suficiente.

Para los que subieron esos 1200 Mts de la rampa de la Micro, mis sinceras felicitaciones, algún día no muy lejano lo lograré, mientras tanto, desde aqui les veo partirse su maaaandarina en gajos!. Esperamos un rato que lleguen todos, para estas alturas ya varios habían abortado la misión, y bajamos un tramo de la rampa para iniciar los descensos, que con anticipación nos avisaron que probablemente estaban cerrados de yerba, pero no nos importó, a eso fuimos.

Y ciertamente las brechas de descenso tenían un poco de maleza y arboles tumbados que interrumpían el paso pero nada que no puedas pasar con la técnica adecuada, al menos a mí, ninguno de esos obstáculos hizo que baje el pie, no omito decir que muchos salieron decepcionados por que fueron más los kilómetros planos y de subidas comparado con las bajadas, pero pienso que fue una rodada diferentes y siempre me quedo con lo mejor de ellas, principalmente la amistad y buena disposición de los asistentes, por cierto fueron muy pocas damas, debido tal vez a lo difícil y técnico de esta, pero las que fueron lo hicieron muy bien.

Ya las energías iban en declive, El Chepe se paraba de vez en cuando para contar a sus niñas y en una de esas me ofreció una bolsita de miel que me supo a gloria, pues recobre el ánimo de inmediato... Gracias mi estimado!

De regreso bajamos hacia Pomuch donde tomamos unos refrescos y comimos unas botanas, después de un rato pedaleamos por carretera los 4 Km que nos separaban de Hecelchakan, francamente los hice a vuelta de rueda ya que un movimiento en falso de mis piernas y me acalambraba pues ya era mucho esfuerzo por ese día.

Lo curioso es que pudimos ver y comprobar nuevamente, que la bici no hace al biker, y mientras sendos bicicletones de buena marca presentaban ciertas fallas, por otro lado, las pocas bicis de gama baja sacaban la casta y daban todo de sí bajo las piernas de sus dueños. También estamos de acuerdo que el clima fue benigno con nosotros pues si hubiese el calor de siempre, muchos más hubieramos dado las nalgas en esos 56 Km.


Nada más me resta felicitar al Tío Horacio y Ciclopolis MID por su segundo aniversario, a Rulo Valdez por su cumpleaños y agradecer la asistencia de todos los bikers a los cuales, en su mayoría, les gustó esta travesía, claro, cada quien habla como le fue en la feria y es libre de opinar lo que desee, con respecto a mí me pareció una rodada fuerte, de varones que fuimos a dejar las piernas en Hecelchakan... Salebesosbai..!!!

Haaaaa con respecto a las reglas de no llevar bidones o botellas de pet, fue muy bien respetada... Aunque si tuvimos que pedirle a un cabron que apague sus bocinas con musica de Leo Dan, Juan Gabriel, Angeles Azules y Cañaveral... Ya había empezado a mover sus pompitas y volver locos a los que iban atrás de él..!!!

Crédito de la foto principal: Jorge Perdomo Hernández