lunes, 7 de diciembre de 2015

MTB for Dummies | Mountainbike para Principiantes | Parte II


Cuando compres tu bicicleta, trata que los componentes que sean de gama media hacia arriba.

Decide si quieres un cuadro de aluminio o fibra de carbono. Cada uno tiene sus pros y contras (como ligereza, rigidez, durabilidad). Actualmente lo mejor y la mayor tecnología se encuentran en los cuadros de carbono, pero no por eso se descarta la durabilidad del aluminio. El ciclismo se ha desarrollado tanto, que ahora puedes encontrar cuadros para downhill de fibra de carbón, cuando antes era impensable.

¿Qué es grupo?
Se le considera así a todas las partes que en conjunto realizan el sistema de transmisión y de frenos (Palancas de freno, calipers, palancas de cambios, desviadores, cadena, piñón, multiplicación o crankset).

Los cambios:
Aprende a realizar los cambios correctamente. Si bien no es como un automóvil, la operación es bastante similar. Debes conocer bien los cambios de tu bici, saber con cuántos cuentas y la función de cada piñón.

Ten en cuenta que los piñones más grandes darán un paso más suave y necesitarás menos fuerza para moverlos, éstos se usan casi exclusivamente en subidas, ya que los piñones chicos son para desarrollar mayor velocidad en superficies planas.

En el caso de los platos o discos de la multiplicación o crankset, funciona un poco al revés, ya que por lo general sólo cuenta con tres platos. Aunque hay de dos y de un sólo plato.

El más grande generará mayor velocidad y potencia y, principalmente, se usa en piñones chicos a medianos. El plato mediano es el más polivalente, ya que puede ser utilizado con todo el piñón, tanto para subidas como para plano. Por último, el plato chico es utilizado con los piñones más grandes para poder atacar las subidas más inclinadas.

Medir frenos: Es un punto muy importante, darse el tiempo de medir y conocer tus frenos, para saber hasta qué punto puedes intentar una frenada de emergencia.

Mover la bici: Debes saber cómo reacciona en curvas, obstáculos a mayor velocidad. Esto generalmente se obtiene con la práctica y experiencia.

Técnica de subida: Cada quien adopta una técnica de subida con el tiempo, pero sí hay como un estándar que es imprescindible, y se trata de adelantar el cuerpo hacia el manubrio, flexionar los brazos lo más pegados posible al cuerpo y sentarse lo más adelante del asiento. Así distribuirás mejor tu peso sobre la bici, para no perder tracción en la llanta trasera y evitar desperdicio de potencia; también, en ocasiones, puedes utilizar la técnica de pie.

Técnica de bajada: (Siempre debes frenar con ambas manos) Para las bajadas, al contrario de las subidas, debes desplazar tu peso hacia atrás de tu bicicleta. ¿Qué tanto? Esto dependerá de qué tan pronunciada o técnica esté la bajada. Para eso debes ponerte de pie sobre los pedales, flexionando siempre las rodillas un poco, posicionar atrás del asiento tus glúteos y estirar los brazos, recordando tenerlos flexionados también, mantener en todo momento dos dedos en las palancas de los frenos y siempre regular el frenado con ambas palancas.

¡LO QUE DEBES CHECAR!
La correcta presión de tus llantas, ya que muchas personas cometen el error de no darle importancia a esto. Un bajo o incorrecto inflado en las mismas puede afectar muchísimo el rendimiento y comportamiento de tu bicicleta. También es importante conocer la presión adecuada para la modalidad de MTB que prácticas. Si bien es cierto que existe un estándar de presiones que debes usar, lo ideal y más adecuado es calcular la acorde a ti y esto es analizando tu peso más el de tu bici, y el tipo de terreno en que rodarás.

Saber los cambios: Que estén perfectamente ajustados y la cadena bien lubricada. El mal funcionamiento de éstos también afecta el desempeño y uso de tu bicicleta. Esto te puede llevar a dañar algún componente, como los desviadores, y a ocasionar un accidente.

Las llantas: Analiza el precio y checa el buen estado de tus llantas, ya que de ello depende tu seguridad y el pleno uso de tu bicicleta. Revisa siempre que todos los bloqueos estén asegurados.

Los frenos: Verifica el nivel de éstos, en caso de que sean hidráulicos, y si son mecánicos, el estado del cable. Esto, además de la condición de las balatas.

La presión de tus suspensiones: Revisa periódicamente y dale su mantenimiento.

Como te habrás dado cuenta, en el MTB hay un mundo de detalles, pero no te preocupes, los aprenderás poco a poco en cada rodada, sólo es cuestión de fijarse e ir eliminando errores que pueden ser muy graves a media rodada.