martes, 22 de diciembre de 2015

Sientes mareos y nauceas en las Rodadas..???


Si algunas veces has sentido náuseas mientras circulas en bici, éstas son algunas de las posibles causas. Algunas veces hemos sentido náuseas o mareos al ir en bici. Con frecuencia lo achacamos al cansancio o al calor, pero pueden ser otros los motivos y, aunque indirectamente lo hemos mencionado antes, el calor puede tener algo que ver.

Cuando se monta en bicicleta con comida o líquido en el estómago, si hemos bebido en exceso antes de empezar, o en alguna fuente para calmar la sed, el estómago lucha contra los músculos para conseguir mayor aportación de sangre. Los músculos siempre ganan, así que la comida se asienta en el estómago y sin digerir adecuadamente, te produce ganas de vomitar. La solución es bien sencilla, no hacer ejercicio después de comer o, si no es posible, no hacer tanto esfuerzo, ya que la sangre es la misma y se tiene que dividir para hacer la digestión o aliarse con los músculos. Si pedaleamos poco a poco, el cuerpo se habitúa y al final nuestras digestiones se podrán hacer mientras hacemos ejercicio.

Por otro lado, cuando el estómago tiene mucho líquido, éste se mueve y puede irritar la membrana mucosa. Esto también produce una molesta sensación de malestar e incluso acidez. Evita beber si vamos a subir por un camino de piedras o si vamos a circular por una superficie irregular.

El PH bajo también es causa de malestar sobre la bici. La conducción enérgica agota el combustible de las células musculares y produce ácidos (las típicas agujetas). Si en nivel de ejercicio es tan elevado que el cuerpo es incapaz de asimilarlos, el nivel de PH bajará y provocará náuseas, dolor de cabeza, cansancio, malestar general y debilidad. Hay por tanto que disminuir o dejar de hacer ejercicio ante las primeras molestias.

También la desidratación es causa del malestar del ciclista. Si circulamos con tiempo caluroso y no bebemos lo suficiente, podemos llegar a sentir náuseas y con el estómago tan revuelto no queremos ingerir nada. Hay por tanto que beber siempre al comienzo y luego, con cierta frecuencia, pero sin abusar. La intoxicación por agua, es decir, la ingesta excesiva de líquidos también puede ser muy grave. La coherencia y el sentido común es lo que siempre nos indicará lo que hay que hacer, siempre, siempre, sin abusar.

Y por último la ansiedad también puede ser la causa del malestar: el estrés, tanto por temas de competición como por problemas personales o profesionales, pueden alterar el sistema como lo hace el mismo calor. Ante esto, y con la toma de cualquier infusión relajante (manzanilla, tila) que además nos ayudará a hidratarnos, hemos de tomar sólo alimenos fáciles de digerir y al menos con tres horas de antelación si se trata de una carrera.