sábado, 15 de noviembre de 2014

Estoy entrenando... Lo estoy haciendo bien..???


Horas, horas y mas horas encima de la bici y no avanzo, Lo estoy haciendo bien? Qué me pasa? Si estas en esta situación o has pasado por ella, a continuación te desvelamos que puedes estar haciendo mal y como puedes mejorar.

Si estas entrenando y lo haces solo, eso puede haberte estancado. Esta claro que con la vida que llevamos, trabajo, familia y otro montón de cosas que nos tienen ocupados las 24 horas del día, sacar tiempo para entrenar es complicado y mucho más hacerlo en compañía.

Te recomiendo que busques pareja para salir a montar, alguien con tus mismas intenciones y un nivel parecido o superior, siempre puedes entrar en pequeñas batallas que eso te ira perfilando de cara a tus objetivos...

Saliendo solo o en compañía, no debes entrenar todos los días al mismo ritmo, el cuerpo se acostumbra y no avanza. También varía el circuito, eso motiva a salir si cada sesión es diferente, tienes que llegar a casa con ganas de descansar, pero ese descanso te lo tienes que ganar.

Un método que funciona, es planificar sesiones muy diferentes cada día, por ejemplo días de muchos kilómetros rodando suave, otro día reduce kilómetros e imprime una intensidad muy alta, otro día por ejemplo alterna intensidad con tiempo y así un montón de combinaciones, sin olvidar esos días de descanso, tan esenciales para asimilar y recuperar el trabajo realizado.

Ya estas inmerso en tu entrenamiento de calidad, es la hora de sacar partido a ese momento y no hay mejor forma que hacerlo que complementarlo con un buen descanso.

Descansa entre sesión y sesión, al menos 7 horas diarias, es la mejor forma de hacer que el cuerpo recupere para estar al 100% para la siguiente sesión de entrenamiento. Si ves que tu sesión de entrenamiento no es la esperada, plantéate algún día extra de descanso, es mejor perder un día que perder las ganas de toda la semana.

Cómo saber si estas sobre entrenado o necesitas un día extra de descanso?

Fácil, si tu pulso en reposo es de 10 pulsaciones por encima del habitual es un claro síntoma de sobreentrenamiento y si encima tienes molestias, irritabilidad, mal humor, pocas ganas de salir a montar en bici, decaimiento, falta de apetito, es muy seguro que tengas que realizar un periodo de inactividad o descanso prolongado.

Si tienes estos síntomas por culpa del cansancio, hay que dormir bien y dejar la bici unos días, una retirada a tiempo es una victoria. Realiza algún deporte alternativo, de poca intensidad o simplemente descansa. Prohibido coger la bici, desengancha, desconecta y a la vuelta veras el cambio.

Si ya estas de vuelta por ese descanso obligado o por el contrario no has necesitado ese paron, otra recomendación que te doy es que tengas una constancia. Nos referimos a salir a diario, por ejemplo 1 hora diaria en vez de 4 horas cada 10 días, es mejor el aporte de baja intensidad a diario que llegar muerto a casa cada 10 días.

Tu asiduidad al entrenar dependerá de tu tiempo, con un poco de fuerza de voluntad si sales a diario, tu forma ira subiendo casi sin darte cuenta.

Aprovecha los días de trabajo o estudio para sesiones cortas y los días que tengas libre, destínalos para distancias mas largas.

Toca una reflexión, En que soy flojo? Bajadas, largas subidas, llaneando; Subir de nivel en algo que ya de por si eres bueno, es muy complicado y requiere mucho mas tiempo y un entrenamiento especifico. Si quieres ver un aumento en los resultados de tus entrenamientos, mejora en lo que flojeas, en unas semanas veras que el tiempo invertido ha merecido la pena.

Dedica tiempo a mejorar tus puntos débiles, te sorprenderá lo que hace el ser constante y entrenar algo especifico.

Y muy importante, no te obsesiones. Es mejor tener un punto débil que tener la bici colgada en el garaje, mejorar es lento pero cuando se hace, el resultado es el premio al tiempo dedicado.

Tan importante es el entrenamiento y descanso como la alimentación. Si en tus entrenamientos esperas a tener sed o hambre, será demasiado tarde.  No dejes que te llegue la temida pájara, si te llega ese momento es difícil de remediarlo y deberás dar paso al descanso obligado de 1-2 días mínimo.

Para que no llegue la temida pájara, hidrátate cada 15 minutos y come algo (frutas, geles, barritas...) cada 45 minutos, todo dependerá de la intensidad del entrenamiento, tiempo, kilómetros a realizar y climatología.

Recuerda el objetivo de tus entrenamientos. Trata de que no interfieran tus asuntos personales o laborales, con tu entrenamiento. Visualiza y recuerda tu objetivo y piensa en todo el esfuerzo que has hecho hasta la fecha. Un día de entrenamiento puede ser de lo más estresante o por el contrario el periodo del día donde desconectes de los problemas diarios. 

Si no disfrutas de lo que estas haciendo, difícilmente vas a mejorar en tus entrenamientos. Nunca y digo nunca, te obsesiones. Toda mejora necesita un periodo y ese periodo has de disfrutarlo,  porque si no será una tortura y esto consiste en disfrutar con lo que hacemos.

El entrenamiento puede ser un buen momento del día, pero no el único. Haz que sea parte de tu forma de vida y no centres tu vida en el, solo así y la suma de los consejos que te he comentado, sacaras provecho de esos días de con intención de mejorar.

Pedro Baltasar | TodoMTB.com