jueves, 23 de octubre de 2014

La postura básica o posición correcta en el MTB


Existen muchas diferencias entre los ciclistas. Preferencias por una u otra marca, colores, accesorios, indumentaria, formas de pedalear, inclinación por diferentes especialidades y muchas más. Pero una de las diferencias más importantes, y que en el caso de los principiantes suele ser de las que menos se contempla, es que las diferentes proporciones y medidas del cuerpo exigen una adaptación de la bicicleta al cuerpo específico de cada ciclista.

Este punto es el eslabón fundamental para obtener comodidad y confianza y es el que te facilita el aprendizaje de las habilidades deseadas. Una conducción confiada requiere una adaptación perfecta.

Todas las especialidades del ciclismo, incluyendo el mountain bike y el cicloturismo, evolucionan apuntando a mejorar el desempeño del ciclista. Al compás de esas experiencias las fábricas de bicicletas fueron mejorando los diseños de los cuadros y los componentes.

Hoy el mercado ofrece una amplia variedad de modelos y diseños, de modo de poder elegir la bicicleta adecuada para nuestra particular anatomía. Y si ya tienes la bici, es conveniente comprobar sus dimensiones y, de ser necesario, corregir la altura del asiento y/o el stem (Potencia o base de manubrio) o cambiar alguno de sus componentes. En resumidas cuentas: no adaptar tu cuerpo a la bici sino adaptar la bici a tu cuerpo.

Una correcta posición de conducción influye tanto en la comodidad como también disminuye los posibles dolores y molestias del día siguiente, ayuda a expandir el pecho mejorando la respiración, además de aportar una notable confianza en el manejo.

Recuerda que la bicicleta de todo terreno fue construida con la intención de otorgar al ciclista las habilidades para enfrentar los más duros y escarpados caminos. Más allá de que cada uno pueda clonar su mountain bike a gusto y placer, siempre es más saludable respetar la base. La posición correcta está determinada por la distribución uniforme del peso del cuerpo entre el manubrio y el asiento y por la postura cómoda y relajada de los brazos sobre la forma.

La postura básica o posición correcta en el MTB es la siguiente: Los brazos deben estar ligeramente doblados por los codos al tomar el manubrio, de modo de amortiguar los golpes y las vibraciones provenientes del camino. Las muñecas deben quedar rectas y los dedos deben alcanzar las manijas de freno con comodidad. La espalda debe quedar inclinada hacia adelante de forma que los músculos glúteos y del sector inferior de la espalda ayuden a darle potencia al pedaleo. A su vez la espalda debe quedar recta, para facilitar la respiración.