martes, 26 de agosto de 2014

Dirt Riders MTB Family | Te das cuenta que eres ciclista cuando...


Te das cuenta que eres ciclista cuando...
  • Llamas a tu bicicleta por un apodo. Me voy con "Paulina"... "Scarlett", "La Negra", Etc.
  • En ocasiones te gusta llevar entre las piernas un buen sillín.
  • Tienes más bidones en casa que vasos para beber.
  • Llevas un bronceado de ciclista. Dos tercios de tus piernas, la mitad de tus brazos, y dos circulitos en tus manos.
  • Te pones triste cuando tu bronceado empieza a desvanecerse.
  • Piensas en cada subida como ciclista, incluso cuando conduces tu coche.
  • Sabes los kilómetros que te hiciste la semana, el mes, el año pasado.
  • El par de zapatos más caros que tienes llevan "grapas" en las suelas.
  • Sueñas con ganar la lotería y las bicis que podrás comprar.
  • Sabes más las especificaciones de la bici, accesorios y equipo que el personal de la tienda.
  • Tu bici tiene más valor para ti que el coche familiar, de hecho casi te costó más caro.
  • Te vas fijando en todos los baches y obstáculos del asfalto a pesar de que vas conduciendo tu auto.
  • Alguien menciona un lugar e inmediatamente haces el cálculo de cuanto te tomaría yendo en bici.
  • Eres experto en lluvias, tornados, tormentas de viento y demás climatologías de lejos.
  • Sabes la diferencia entre válvulas Presta y Schrader.
  • Vas conduciendo y te quedas mirando a todos los ciclistas con los que te topas.
  • No es nada extraño que tengas bicis en la sala de estar o cualquier otro lugar del interior de tu casa.
  • Parece que no puedes ir a trabajar antes de las 8:30 AM, pero no hay problema en quedar con los compañeros de salida a las 5:30 de la mañana.
  • Te enteras que vas a tener un hijo y lo primero que piensas es en cómo vas a programar tus salidas para evitar el divorcio y seguir siendo uno de los padres.
  • El pronósticos del tiempo se puede dividir en 2 categorías: día bueno y día malo para salir con la bici.
  • Gastas el doble de dinero en equipos de ciclismo que el que empleas en ropa de trabajo.
  • Te das cuentas que tus manos tienen un extraño bronceado que se parece a la forma de tus guantes de bicicleta.
  • Cuando tu pareja te ha asignado un cesto separada para la ropa sucia de la bici del resto de la familia.
  • Has considerado lo que aún se puede lograr en la vida, mientras sana la fractura de clavícula.
  • Usas el pulsómetro mientras haces sexo y lo has configurado para que te avise a las 220 ppm.
  • Cuando al ir de acampada metes la bici en la tienda de campaña.
  • Cuando llueve mueves rápidamente la bici para el garaje pero ni te importa que el coche familiar se moje.
  • Como veteranos de guerra que llevan metralla bajo su piel, tus recuerdos son piedras y cicatrices alojadas alrededor de los codos y las rodillas.
  • Has lavado tantas veces el "tatuaje" de la grasa en tu pantorrilla que ha quedado la marca para siempre.
  • Olvidas todo el dolor, vientos, humedad y subidas, pocos días de un trayecto largo y empiezas a soñar con la siguiente.
  • Odias el vientos en contra, las colinas y los camiones estacionados en la cuneta de cualquier descenso.
  • Compras un coche basado en cuantas bicis cabrán en el maletero y si se podrá plegar el asiento trasero.
  • Oyes las palabras "un paseo en el parque a nadie daña", para rápidamente volver a caer en el atajo.
  • Te pegas un golpe tremendo y miras antes la bici por si tiene algún desperfecto que a ti mismo.
  • Tu coche necesita cambio de ruedas, pero tú estás pensando en cambiar los neumáticos de tu bicicleta por unos último modelo.
Si... Asi somos señores..!!!