lunes, 5 de mayo de 2014

Dirt Riders MTB Family | Historia del Mountain Bike ó Como surgió el MTB • Parte 2/3


Como los yankis saben sacar tajada y ver dónde hay negocio, en el mismo momento en que aparecieron las primeras publicaciones en prensa sobre estas bicis, las tiendas de bicis de la zona comenzaron también a interesarse en el tema. Comienzan a hacer pedidos a gente como Joe Breeze, Mert Lawwill o Don Koski, muchas veces modificando la geometría de las viejas Schwinn Varsaty y con la ayuda de soldadores de cuadros de motos.

Con unos cuantos cientos de bicis vendidas, en 1978 seis aficionados de Marin County se van de viaje a un sitio de las montañas de Colorado donde se venía celebrando una ruta anual desde 1976, y donde parecía haber otro grupillo de gente que había empezado a utilizar bicis de montaña. Ese lugar no era ni más ni menos que Crested Butte, y la ruta, la First Annual, que llevaba desde Crested Butte hasta Aspen. La gente de este pueblito perdido en las Montañas Rocosas llevaba haciendo lo mismo que los amiguetes de California desde hacía dos años. La ruta del Pearl Pass Tour se sigue celebrando hoy en día.

En enero del 79, Joe Breeze y Otis Guy van a visitar a un colega que vivía en los alrededores de San Francisco. El tipo se ganaba la vida construyendo cuadros de ruta y de tándem por encargo desde que tenía 15 añitos. Además era un buen rodador, así que fueron a pedirle consejo. Su nombre: Tom Ritchey.

Breeze le mostró a Ritchey su cuadro para ver qué podía hacer para modificar las vainas traseras, pero en cuanto Ritchey vio el artefacto que se había hecho Breeze, se le iluminó la cara. El nuevo concepto de ruedas de 26 x 2,1 fue nuevo para Ritchey, que hasta entonces lo máximo que había visto eran unas “Mastodónticas” 26 x 1,3 pulgadas, que las venían utilizando en una peña inglesa llamada la Rough Stuff Fellowship.

El tiempo iba pasando, y las bicis singlespeed iban transformándose en otras con cambio y desviadores. La primera carrera oficial de Mountain Bike tuvo lugar el 21 de octubre de 1976 en la Pine Mountain, y fue una carrera de descenso por un monte de casi 4 km. Estas carreras comenzaron a llamarse Repack, ya que cada vez que hacían una bajada, los pilotos tenían que engrasar y cambiar los frenos, ya que se les “evaporaban” en cada bajada.

Desde el 76 al año 84 se celebraron 24 carreras de Repack. Joe Breeze ostentó el record de victorias, con 10, y el tiempo más rápido en la bajada lo tuvo Gary Fischer. Las chicas también se apuntaron a hacer descenso, y la pionera en esto fue Wende Cragg. Las carreras de Repack unieron a toda la comunidad de bikers de la zona, y se comenzó a generar mayor interés en estas bicis. Para entonces, y sobre todo para el tipo de carreras y rutas que hacían, las viejas bicis de cuadros modificados ya no servían porque se rompían con frecuencia. Era hora de hacer cuadros específicos.

Joe Breeze comenzó a vender cuadros en octubre del 77 y junio del 78. Se llamaban con el original nombre de Breezers, y se vendían a 750 dólares cada una. Todos los cuadros tenían la peculiaridad de un tubo diagonal curvado que cruzaba desde el tubo de dirección hasta el del asiento.

Se podría decir que fueron las “Mountain Bike Antecessor”. Pues bien, mientras tanto, Tom Ritchey, que a sus 24 añitos era un excelente corredor en bicis de campo (Bicis Off-Road), seguía dedicándose a montar cuadros para bicis con ruedas gordas. Gary Fisher, que ya conocía lo camarada que era Ritchey (y no quería comprarse una Breezer), le pidió que le hiciera un cuadro réplica del que montaba. Ritchey, que andaba sobrado de ingenio, hizo tres cuadros, uno para él mismo, otro para Fisher y otro para venderlo. La cosa triunfó, y con más cuadros adquiridos a Ritchey, Fisher comenzó a venderlos en el condado de Marin con su amigo Charly Kelly. Rápidamente hicieron negocios juntos, y llamaron a la marca de bicis "Mountain Bikes".

Tom Ritchey fue, por tanto, el primer fabricante artesano de Mountain Bikes de la historia, y Gary Fisher quien se encargaba del tema comercial a la hora de venderlas. En el año 80 el negocio iba creciendo, y Charly Kelly lanzó la primera publicación dedicada al MTB: Fat Tire Flyer, una especie de revista totalmente artesanal con historietas, anuncios de carreras, etc.

Fisher y Kelly no pudieron evitar que el término “Mountain Bike” comenzara a usarse cada vez más y a hacerse más comercial. No pudieron registrar el nombre como marca, y en 1981 la revista de ciclismo Bicycling hizo un concurso para ponerle un nombre a las nuevas bicis de ruedas gordas. El nombre fue “Bici Todo Terreno”, pero al final ha ido quedando para la posteridad como “Mountain Bike”.