sábado, 22 de febrero de 2014

Dirt Riders MTB Family | Para un pedaleo más seguro..!!!


Mis estimados... En el ciclismo siempre hay el riesgo constante de sufrir accidentes, la mejor manera de evitarlos es extremando medidas de seguridad, que en realidad no son difíciles de seguir y si nos brindan protección pues previenen heridas de gravedad.

El piloto: antes de entrar en la bici debemos partir por lo básico, quien va arriba de la bici. Creo que es más que obvio el uso del casco. Aun así es común ver a tontorrones con la cabeza descubierta. Por respeto a mis queridos lectores no pongo fotos de gente tras un accidente sin casco, ya que por lo general las imágenes son muy fuertes. En resumen, no sean tontos y ocupen casco, ya que cualquier caída les puede costar la vida.

Otra protección básica son los guantes. No les voy a mentir, muchas veces no usaba guantes, hasta que una vez me caí muy fuerte y me abrí la mano entera. Por una tontera quede un mes sin ocupar la mano. Ya saben.

La vista es uno de los sentidos más preciados e importantes de una persona. Invertir en buenos anteojos puede hacerlos mejorar más que cualquier componente en la bici. Muchas veces vamos rápido y no vemos ramas, insectos, piedras, etc. Los anteojos o antiparras mantendrán nuestra vista protegida. Y por caros que sean, serán más baratos que una visita al oftalmólogo.

Para quienes la están soltando más, algunas protecciones extra podrán ser de gran ayuda para lograr confianza. Rodilleras, coderas o lo que les sirva mientras se sientan cómodos.

La bici: nuestra compañera de aventuras requiere múltiples cuidados y atenciones que muchos desconocen. Vamos por partes, hay áreas de la bici que yo considero de alto riesgo, las cuales son: Rueda delantera, manubrio, potencia, horquilla y frenos. Por cierto que hay más riesgos pero estos podemos descartarlos con mayor facilidad. La rueda delantera debe ser siempre revisada antes de cada salida. Más aún si tenemos cierre rápido corriente. Por otro lado conviene revisar antes de cada salida el apriete de la potencia poniendo la rueda entre nuestras piernas y moviendo el manubrio de un lado para otro. También debemos revisar el apriete del manubrio con la correspondiente llave respetando la tolerancia en Nm. A su vez revisamos que la horquilla y la presión esté bien. Por último vemos el tacto de los frenos y apriete del disco. Parece obvio, o no? Pero cuantos lo hacen? Tengan este hábito todos los días, son muchos los que han perdido sus dientes y se han borrado por no hacer esto.

Todo esto sin perjuicio de revisar el resto de la bici periódicamente. Revisen el apriete de tornillero o pernearía una vez por semana y el estado de las pastillas. No queremos escuchar más “que se me salió la rueda o que se me cortaron los frenos”.