martes, 25 de febrero de 2014

Dirt Riders MTB Family | Los Frenos de Disco.


Los frenos son un elemento de seguridad muy importante en una bicicleta, sobre todo porque de su buen estado y funcionamiento va a depender el que seamos capaces de controlar nuestra bicicleta ante un imprevisto, detenerla o, simplemente, que podamos evitar tener un accidente. Sin embargo, a menudo, a los frenos no se les presta la atención debida y a la hora de elegir nuestra bicicleta de viaje no nos fijamos en el tipo de frenos más adecuado a nuestras necesidades.

Los frenos de disco han supuesto un gran avance en los sistemas de frenado de las bicicletas, porque han mejorado cualitativamente la capacidad de respuesta de los frenos. Al montarse cerca del eje de la rueda, su distancia al extremo de la rueda es mayor que en los V-Brake y, por tanto, tienen menos propensión a ensuciarse con lodo y suciedad. Son algo más caros que los V-Brake, aunque cada día bajan más de precio y se están convirtiendo en una opción prácticamente universal.

Ventajas

  • Gran capacidad de frenado.
  • La fuerza que hay que ejercer sobre las manetas de freno para conseguir la misma potencia de frenado es mucho menor en los frenos de disco que en los V-Brake.
  • Ligeros
  • Más limpios que los V-Brake.
  • No se ven afectados por el descentre de la rueda.
  • Inconvenientes
  • Caros, tanto el sistema como las refacciones.
  • Difíciles de arreglar.
  • Cuando se saca la rueda, resulta complicado que las pastillas queden bien alineadas con el disco.
  • Poco distribuidos en algunos países.
  • Dificultan la reparación de los rayos.

Como toda tecnología nueva, hay quienes se asustan con la aparente complejidad. Quienes conocen el principio de Arquimedes saben que el funcionamiento de un freno hidráulico es bastante sencillo. Mi experiencia es contrastada, pero en general, unos frenos hidráulicos de buena calidad no representan un gran desafío para un mecánico bien preparado. Las complicaciones mayores me han aparecido cuando están mal diseñados, mal instalados o incorporan piezas de baja calidad. Hay que decir que existen dos tipos de sistema hidráulico: abierto y cerrado. En los primeros, hay una reserva de líquido (una especie de alberca miniatura) accesible por medio de una tapa. Son muy comunes y me parecen los mas sencillos de reparar y purgar.

Recordemos que la purga consiste en eliminar las burbujitas de aire que pudieran quedar atrapadas en el sistema y reducen la eficacia (sensación de que la palanca de freno “se vá”) En casi todos los casos, los fabricantes proveen instrucciones claras y kits para el purgado y/o rellenado del líquido, operación relativamente sencilla y al alcance del usuario entusiasta. Tengo frenos que llevan años funcionando perfectamente con mucho menos mantenimiento y ajustes que cualquier otro tipo!. En cuanto a al frotamiento del disco con las zapatas, casi siempre se puede eliminar a condición que las superficies de fijación se encuentren bien alineadas, libres de rebabas o excesos de pintura y que discos y patas de fijación del eje de rueda se encuentren derechos y alineados respectivamente (detalles que muchos mecánicos pasan por alto, desafortunadamente).

Por último, aconsejo fijarse bien en el tipo de aceite que usan sus frenos:Mineral o sintético (DOT). Es importante no usar DOT en los frenos que requieren mineral, porque es corrosivo y destruirá las piezas de caucho al interior. Ah, y Ojo! utilicen siempre guantes y lentes de protección para toda intervención, se trata de sustancias tóxicas, corrosivas, que penetran los tejidos.