viernes, 6 de diciembre de 2013

Dirt Riders MTB Merida | Importantes consejos para comprar una bicicleta para Niños


A la hora de comprar una bici de niño para una edad específica, es frecuente pensar que se le quedará pequeña muy pronto y que será desperdiciar el dinero; pero no es agradable ni seguro ver a nuestro hijo montando en una bici demasiado grande o inadecuada para él, en la que no llega bien al suelo, con desarrollos excesivos, manetas de cambio y freno demasiado grandes o con un tacto muy duro... Antes de escribir la carta a los Reyes Magos con el modelo exacto, es recomendable guiarnos por una serie de consejos y reflexionar un poco:

1. Lo que diferencia un producto de juguetería de otro de una marca específica de ciclismo o deporte, es que los segundos llevan rodamientos de mayor calidad en los ejes de las ruedas además de emplear materiales más resistentes. Las ruedas muy anchas de plástico son desaconsejables, ya que dificultan el equilibrio del niño y su agarre es muy bajo.

2. Evalúa el crecimiento de tu hijo. Cada niño crece a un ritmo dentro de unos márgenes, por lo que conviene conocer si su talla y su ritmo de crecimiento tiende a ser superior a la media o inferior, para acertar con el tipo de bici que le compramos. El "ya crecerá" puede saldarse con un par de años con una bici demasiado grande y peligrosa.

3. ¿Dudas con la talla? Si no lo tienes claro, en niños, al contrario que en adultos, necesitan llegar bien al suelo desde el sillín con ambos pies. Además, fíjate en que al bajarse del sillín, quede una separación de 2 ó 3 centímetros como mínimo entre su entrepierna y el tubo superior. El manillar, mejor a la altura de los hombros, muy alto o muy bajo le dificultará el control.

4. No siempre más es mejor. Aunque una transmisión con muchas velocidades pueda parecer una ventaja, para un niño puede suponer una complejidad innecesaria para un uso recreativo, además añade peso. Si ya tiene y ves que el niño se confunde con ellos o aún no los necesita, puedes "bloquearla" hasta que esté preparado, eligiendo un desarrollo llevadero y restringiendo el movimiento del cambio con los tornillos que hacen de tope.

4. Si optas por una bici con cambios, mucho mejor si el mando es de tipo giratorio, más sencillo e intuitivo para el niño. Fíjate también que su accionamiento sea suave en ambos sentidos, para subir y bajar coronas.

5. Con las suspensiones, es frecuente encontrar horquillas con un funcionamiento tan duro que no aportan ventaja alguna más allá de la estética, solo un lastre de peso. Comprueba si es suave o muy dura antes de adquirirla, ya que a veces una horquilla rígida cumple la misma función y nos ahorra algo de peso y dinero. Si la lleva y te gusta la mecánica, puedes desmontarla y buscar unos muelles más blandos.

6. Asegúrate de que los componentes están completamente adaptados al tamaño y fuerza del niño en lugar de ser componentes de adulto "reciclados". Observa las manetas de freno, que sean cortas y de accionamiento suave, con los cables cortados a la medida en lugar de hacer giros innecesarios. Si al niño le cuesta frenar por no poder flexar bien los dedos, la maneta debe poder acercarse al manillar con el tornillo de regulación. Y los puños, blanditos y estrechos, algunos son muy duros y con relieves que incomodan al niño y además no les resulta nada atractivos.

7. El cubrecadenas es imprescindible para niños pequeños. No necesitan tener un susto enredando su ropa con la cadena. Ten en cuenta los adornos, para ellos serán tan interesantes como para ti llevar en tu bici el último modelo de suspensión o ruedas.

8. Por último, acuérdate de comprarle también un casco de su medida (el tuyo que ya no usas no le servirá) y enséñale que es imprescindible, como el cinturón de seguridad de los coches. Y cada vez que sagas con él, dale ejemplo llevándolo tú también puesto.

La elección de la talla

No existe un método para conocer la talla exacta de la bici que corresponde a cada niño (medida en pulgadas de rueda), ya que depende de su altura, su edad y del ritmo de crecimiento. Aunque de manera genérica, conviene guiarse por una tabla como la que te mostramos, ya que la mayor parte de los niños crecen según un patrón estable. Como una misma edad o estatura puede corresponderse con dos tallas distintas, la expectativa de crecimiento de cada niño nos puede ayudar a acertar a la hora de decidirnos por la talla pequeña o por la grande.

Visto en | Mountainbike.es