domingo, 27 de octubre de 2013

Dirt Riders MTB Merida | Necesitas una tija telescopica..???


¿Para qué sirve una tija telescópica?
La tija telescópica no es una suspensión en el sillín, no absorbe los baches, ni tampoco se utiliza para regular la altura del sillín. Esta medida hay que tomarla con la tija totalmente extendida y utilizando el cierre de sillín del cuadro. Una vez fijada, la tija telescópica nos servirá para bajar el sillín, el centro de gravedad y disminuir la distancia al suelo, ganando mucha seguridad en las bajadas, estabilidad y precisión en curvas. Disminuye enormemente la sensación de saltar por encima del manillar, mejorando las capacidades descendedoras de los bikers con menos técnica.

¿Qué recorrido es el adecuado para mí?
Depende de tu estilo de conducción, técnica y uso que pretendas hacer de ella. Para los bikers con más técnica será suficiente con 100 mm o incluso menos; los menos experimentados se sentirán más cómodos con recorridos mayores.

Tija útil.
Algunas tijas con mucho recorrido dejan proporcionalmente menos tija útil para poder jugar con la altura del cuadro, con lo que metidas a tope en el cuadro, el sillín puede quedar alto (recuerda que para pedalear normalmente deben estar totalmente extendidas). Si eres de baja estatura o usas un cuadro de talla pequeña, ten muy en cuenta este punto. Si eres muy alto y normalmente utilizas una tija muy fuera del tubo del cuadro, revisa la longitud total de la tija útil, para hacer tus cálculos en comparación de tu tija rígida actual.

Y atención al retraso.
Hay varias tijas que por necesidades mecánicas tienen la fijación del sillín retrasada, las restantes la tienen centrada. Hay que tenerlo en cuenta para asegurarnos que al sustituir la tija rígida de nuestra bici el avance del sillín va a resultar equivalente.

Fiabilidad
Los problemas de fiabilidad y el complicado mantenimiento de los primeros modelos en llegar al mercado crearon una sombra de duda permanente sobre este accesorio, y que aún no se ha desvanecido. A día de hoy, no se puede decir que las versiones actuales estén libres de problemas, incluso dentro de las marcas más prestigiosas, sobre  todo entre las versiones hidráulicas. A la hora de la elección, quizá esta sea la primera cuestión a resorber, ¿hidráulica o mecánica?

¿Hidráulica o mecánica?
Hay que tener presente, que cuando una hidráulica mantiene una posición de su recorrido lo que está haciendo es bloquear el paso del aceite, teniendo que soportar nuestro peso sobre el sillín, un peso que puede multiplicarse de manera exponencial según el bache que pasemos… Son más susceptibles de fallar, vulnerables a la entrada de suciedad y necesitan un mantenimiento más elevado y complejo. El funcionamiento de las hidráulicas es más suave, más preciso, y el retorno a la posición de extensión plena, más calmado. En nuestra opinión es el mejor sistema, pero debes saber que quedas expuesto a un mantenimiento más frecuente y costoso. Las hidráulicas tienen una ventaja inigualable: la elección infinitesimal de recorrido. Soltando el mando fijamos la altura del sillín donde queramos, sin alturas intermedias prestablecidas como les ocurre a las mecánicas. Estas son más simples internamente, sin pistones hidráulicos ni aceite, lo que hace que su mantenimiento avanzado sea menos complicado. Sin embargo, presentan esa limitación, que sólo cuentan con una posición intermedia fija en su recorrido. La excepción es la Crankbrothers Kronolog, con un peculiar sistema mecánico que “estrangula” literalmente  la barra en cualquier altura a lo largo de su recorrido. Otro punto a valorar es su velocidad de retorno, que muchas veces llega a ser violento al carecer de control hidráulico, aunque sea regulable en cierta medida a base de presión de aire. Las tijas mecánicas son en general más “toscas” en su funcionamiento, y algunos modelos también en materiales (lo que las hace más económicas), ya que al no contener aceite encerrada no requiere retenes ni ajustes de mayor precisión.

¿Cómo se usa una tija telescópica?
El primer consejo: anticípate. Pulsar el mando para modificar la altura requiere desatender ligeramente el manillar, así que mejor hacerlo antes de que llegue la bajada o la trialera para evitar perder el control. En las tijas hidráulicas la altura se modifica “al gusto del consumidor”, solo hay que mantener pulsado el mando mientras con más o menos presión sobre el sillín elegimos la altura. Una pulsación prolongada más y la tija recupera suavemente la extensión. En las tijas mecánicas (salvo Crankbrothers) hay que pulsar el mando, presionar el sillín y cuando empiece el movimiento soltarlo para que el sistema si fije automáticamente en el punto de recorrido intermedio o más bajo. Estas posiciones hay que buscarlas ejerciendo más o menos presión sobre el sillín. La excepción es la Fox, que tiene una palanca que la sitúa en la posición media, y otra para compresión total. En todas las tijas mecánicas, la extensión se realiza completamente con una pulsación, sin puntos intermedios. La Blacx presenta un comportamiento diferente, ya que para recuperar la extensión, aparte de pulsar el mando, requiere un pequeño golpe en compresión que desbloquea el sistema.

Cables
La forma en la que llega el cable a la tija es importante. Las que tienen una fijación en la parte superior utilizan cables más largos que se comban al comprimir la tija, sobresaliendo y llegando a rozar con la rueda, nuestras piernas, o a engancharse en bieletas de suspensión y otros elementos de la bici. Fox “controla” los movimientos con una guía. En las tijas con fijación central, el cable es más corto y no se mueve, pero en algunos modelos impide la introducción de la tija en el cuadro.

Mandos
En los mandos hay muchas diferencias, desde el más aparatoso de Fox, que también es así para disponer de dos posiciones en su recorrido, al más compacto y composite de KS. Los hay más suaves y duros de manipular. La mayoría salvo Blacx y KS se pueden montar sin desmontar todos los accesorios del manillar y se pueden montar en ambos lados, salvo RockShox y Specialized. Solemos destacar negativamente los racores metálicos y los tensores de funda, que nos parecen de una época pasada del Mountain Bike.

Visto en | Mountainbike.es