martes, 2 de abril de 2013

Debemos enseñar a los niños a usar CASCO..!!!


Debemos dedicarnos al uso del casco en bicicleta como ayuda para no sufrir diversas lesiones en caso de accidente. Parece algo básico, de libro, natural,… Pero la realidad no siempre está asociada a la práctica del sentido común. El uso del casco en bicicleta tiene esa particular caracteristica, y las excusas para no utilizarlo son muchas, desde que “no queda bien”, hasta que no es necesario “para este paseito”. Sin embargo, dos de cada tres lesiones graves de cabeza se evitan con el uso del casco, segun los estudios más recientes sobre el tema.

Prevenir es curar, dicen, y educar enseña a prevenir. Los niños son nuestra mayor preocupación, o deberían serlo, ya que son el futuro, los que crecerán, será conductores y respetarán a los demás en la carretera y en la ciudad. Y desde el primero momento es conveniente inculcar las buenas prácticas como el uso del casco.

No se trata de reforzar a los niños para que parezcan pequeños Robocop, pero sí, como mínimo, deberían tener el casco entre los básicos para salir con la bicicleta. Se trata, normalmente, de una combinación entre costumbre y ejemplo: si nos ven hacerlo, lo tomarán como lo que hay que hacer, y si lo usan a menudo, será costumbre finalmente.


Existen multitud de estudios de países en concreto que sacan conclusiones numéricas de cuánto influye el uso del casco en el riesgo de sufrir lesiones. Por ejemplo, la diferencia entre llevar y no llevar casco supone tener el doble de riesgo de sufrir una lesión en la cabeza, y un poco más (2,13 veces) el riesgo de sufrir una lesión cerebral.

Visto de otro modo, llevar el casco puesto y correctamente ajustado (ojo con eso) reduce en un 85% las posibilidades de sufrir una lesión en la cabeza, y en un 88% una lesión cerebral (National Highway Traffic Safety Administration). Son datos que vienen a refrendar lo que se intuye con un poco de sentido común: cabeza protegida, cabeza sana.

Volviendo a los niños, que además tienen más riesgo de caídas por múltiples motivos (aunque probablemente no serán caídas en carretera hasta una cierta edad) y son más frágiles que los adultos, es indispensable fomentar el uso del casco entre ellos, así como de prendas adecuadas para ir en bicicleta.

En general, todos los ciclistas deberían ver de otra manera la prevención de accidentes, pues como sabemos, nuestro cuerpo es el “parachoques” en la bici. Uso de prendas reflectantes, de colores vistosos y también el uso del casco y otros accesorios de protección nos harán sentir más seguros cuando salgamos a dar pedales.