miércoles, 31 de octubre de 2012

Una Historia de Día de Muertos..!!!


Se acerca el día de muertos, 1ro de Noviembre y para mi es una fecha especial, no por ser fechas en las cuales se venera a los difuntos, ni por el Halloween, ni por los ricos Mukbil pollos… Sino porque en ese día nació una persona muy querida por mi y mucha gente que lo conoció... Esta historia que soñé se la dedico a él.

Una historia de muertos no necesariamente tiene que ser de terror, puede ser de amistad e incluso de amor, esta pequeña historia cualquiera la puede vivir o… Morir.

La historia transcurre en un pequeño pueblo tan común y corriente como cualquiera.

Ustedes recordarán que en su infancia, los adultos nos dicen algunas mentirillas con tal de que obedezcas, este parece ser el caso, pues existía, como en todos los pueblos, un cementerio… Un cementerio que fue construido en las afueras, pero que, al crecer el mismo pueblo, este cementerio quedó dentro, rodeado de muchas casas y fraccionamientos que fueron construidos posteriormente.

Con el tiempo, este pequeño cementerio fue insuficiente y el ayuntamiento mando a construir otro nuevo a las afueras de la ciudad, muchos deudos decidieron traspasar los restos de sus difuntos al nuevo cementerio, y otros simplemente se quedaron allí. Este cementerio fue sumiéndose  en el olvido y el abandono… Sin servicios y sin que nadie se preocupara por limpiarlo o darle mantenimiento, formando así un lugar ideal y propicio para que se reúnan pandilleros, maleantes y otros viciosos.
.
Nuestros abuelos, con tal de que no pasemos por allí, habían inventado la historia de que en ese antiguo cementerio se aparecían fantasmas y te llevaban con ellos para nunca más volver… Esa historia fue pasando de generación en generación y vaya que daba resultado pues aún de grandes le teníamos pavor a pasar cerca de allí.
.
En mi juventud, tenía un buen amigo con el que siempre salía a dar la vuelta en bicicleta todas las tardes, el se llamaba Beto, como siempre pasaba en la puerta de su casa y le chiflaba, Beto salía con su bicicleta a los pocos segundos.
.
Solíamos recorrer las orillas del pueblo y en ocasiones nos aventurábamos a llegar a otro pueblo vecino montados siempre en nuestras bicicletas y regresábamos de noche justo para la cena, conocíamos a mucha gente nueva y teníamos cada tarde una aventura que contar a bordo de nuestras bicicletas… Visitábamos muchos lugares pero, nunca pasábamos por el antiguo cementerio, nunca… Jamas... Never!
.
Como todas las tardes pase por Beto a su casa, pero el no salió… En vez de él, salió su mamá y me dijo que Beto no saldría ese día, que se sentía muy mal… A mi me llenó de extrañeza pues no sabía que le pasaba, más aún porque siempre nos contábamos nuestras cosas, hasta las más intimas, en buen pedo. Regresé a mi casa y trate de llamarle por teléfono pero nunca me contestó.
.
Al día siguiente lo mismo, y al otro igual… Beto ya no salía a dar la vuelta conmigo en su bicicleta. Luego me enteré que su novia Cindy había fallecido en un accidente automovilístico y que por eso él estaba muy triste.
.
Decidí ir a verlo y hablar con él para que, de alguna manera, hacer que se sienta mejor, pero no lo encontré en su casa, su mamá me dijo que había salido sin decir a donde. Entonces tomé mi bicicleta y me dispuse a dar vueltas por el pueblo con tal de encontrarlo, preguntando a la gente me enteré de que lo vieron con dirección al antiguo cementerio. (No mamar..!!!)
.
Me fui volando en mi bicicleta a su encuentro porque no quería que le pasara algo malo… Llegue al cementerio y sentí escalofríos pues era un paisaje muy desolador y nada agradable, con mucha maleza, tumbas abiertas y basura por todos lados, a pesar de estar rodeado de fraccionamientos habitacionales y algunos comercios, aquello lucía como una verdadera película de terror.
.
Vencí mi miedo, deje en el suelo mi bicicleta y penetré (Ah, como me gusta esa palabra!) Entré al cementerio haciendo a un lado con mis manos las enredaderas secas que habían por el lugar, busque por un buen rato mientras gritaba el nombre de mi gran amigo… Betooo… Betooo..!!! Y nada.

La noche estaba por caer, tenía que irme de alli, ya estaba yo de salida cuando escuche unos murmullos y me pareció ver una silueta, me dirigí a ella, era el mismisimo Beto, se encontraba parado y de frente a un viejo mausoleo y como conversando con alguien invisible... Ches drogas, me dije!
.
Me acerque a él y le hable pero no me contestaba, estaba como en un trance y él seguía hablando con una persona imaginaria, al parecer hablaba con su novia muerta. Lo tomé de los hombros y lo sacudí… -Beto reacciona,we... Vámonos a casa, tu novia ya esta muerta y no volverá! Le dije, pero él no me contestaba y me miraba pero no fijaba la vista en mí, sino que me traspasaba, su mirada estaba perdida. Nuevamente lo sacudí y le repetí: Beto, cabrón, ya vámonos, Cindy no volverá wey!. Fue entonces que escuche a mis espaldas una voz conocida que me decía: -Dejalo, él ya no está aquí, está con su novia Cindy..!!! (Hay nanita..!!!)
.
Me di vuelta inmediatamente para ver de quien se trataba, y me sorprendí de ver a mi tío Manuel… Pero como? Si mi tío Manuel había muerto hace como tres meses..!!! Lejos de sentir miedo, le pregunté que es lo hacía aquí, si él ya había colgado los tenis, estaba muerto, pues… Él, tan gordito y rosagante como en sus buenos tiempos, me dijo: -Vine por ti, alguien quiere verte.
.
En la madre! Me dije, Si me lleva la leyenda dice que jamas volveré, pero al mismo tiempo me dio curiosidad saber quien era la persona o ente que quería verme, mi tío me paso amigablemente su brazo por mis hombros y nos fuimos caminando sin hablar adentrándonos en el cementerio que estaba cada vez más oscuro... El Beto se quedó allí, en las mismas.
.
Continuamos caminando unos minutos hasta que llegamos a un lugar de total oscuridad que ya no se podía ver donde caminábamos, bien pinche negro todo, poco a poco se empezó a ver una luz, era una luz cálida parecida al sol, pero era totalmente blanca, empezó hacerse como de día, empecé a ver hermosos pastizales y oír el canto de los pájaros, en verdad que aquello era algo hermoso y chingón, continuamos por una vereda que nos condujo a un pueblito que se me hacía conocido, yo ya había estado antes allí..!!!
.
Llegamos al pueblo, mi tío Manuel y yo, siempre sin hablar, caminando pausadamente, en mi mente cruzaban mil cosas y pensaba -Pinche Beto y sus mamadas!. Después me pude dar cuenta que ese pueblo era el mismo donde yo vivía, pero mucho más bonito, las casas bien pintadas, no había mucho ruido, no se sentía el smog, la gente era muy amable, todos sonreían y saludaban... A lo lejos se podía escuchar la caida de agua de un riachuelo.
.
Empecé a ver algunas caras conocidas mientras caminaba… Salude a Doña Carmen de la Tiendita de la esquina, salude a Don Fermin el panadero del pueblo, también salude al viejito que todas las mañanas le llevaba de comer a las palomas del parque y que había fallecido la semana pasada atropellado por un autobus..!!! Un momento, todas las personas que he saludado están muertas, ¿En donde mergas estoy?