domingo, 18 de marzo de 2012

Bajadas por distintos Terrenos.


Te indicamos a continuación, unas reglas básicas para cada uno de los terrenos que puedes encontrarte en una bajada.
.
1. Trialeras.
Bájalas siempre dominando la bicicleta, anticipando la mejor trazada, y a una velocidad no excesivamente lenta para no clavarla en las roderas. Lleva los brazos y pies flexionados y tu cuerpo un poco retrasado.
.
2. Tramos con barro pegajoso:
Al disminuir la adherencia debes andar con más cuidado y dejar hacer más a la MTB, contando con que se irá deslizando de lado a lado. Las frenadas, los cambios de marcha y las trazadas debes hacerlas suaves y uniformes, por lo que usa lo menos posible ambos frenos, circula rápido para aprovechar la inercia, pedalea lentamente (cadencia menor a 70), cambia con prudencia y lleva tu peso sobre el sillín. Cuidado con los resbalones, las pérdidas de tracción y los cambios de dirección, procurando mantener la rueda delantera lo mas derecha posible. Si bien lo ideal es usar cubierta blandas con balón estrecho y tacos prominentes y separados, para que el barro no se adose, basta con que disminuyas la presión de las ruedas hasta los 2bar/1,6bar (cubiertas/tubeless) y aprovechar las roderas que hayan hecho los anteriores ciclistas. En caso de existir riesgo de pegarse el barro a todos los recobecos del cuadro de tu bici, lo mejor es que pases a pie este tramo de barro. Las gafas te pueden proteger de proyecciones de barro, pero al existir humedad corres el riesgo de que se te empañen y que te impidan la visión en medio del descenso, por lo que es mejor que te las separes un centímetro de las cejas para facilitar el paso del aire por el interior. Nunca debes quitártelas pues podrías hacerte heridas importantes en los ojos. En cualquier tipo de terreno resbaladizo procura no usar el freno delantero para evitar la pérdida de adherencia lateral de la rueda delantera.

3. Tramos con terreno compacto y seco.
La técnica ahora es casi contraria a hacerlo sobre barro pues las reacciones de la MTB son más predecibles y la adherencia mayor. El peso puede ir más adelantado, recayendo más sobre la rueda delantera para ganar adherencia en ésta. Usa menos el freno trasero y más el delantero que es realmente el que detiene la bici. Preferiblemente usa cubiertas anchas con tacos apretados y bajos.

4. Tramos con raíces y rocas.
Si estos obstáculos están secos, te ofrecerán tracción en tu descenso, aunque si están mojados deberás pasar lo más recto y rápido posible, frenando y girando el manillar antes o después de pasar por ellos. Si dominas la técnica del bunny-hop, más adelante descrita, es el momento de usarla.

5. Terreno suelto.
En estos tramos usar lo menos posible los frenos y mantén derecha la dirección. Si además es muy pendiente, como el cortafuegos existente entre la Abadia del Sacromonte y las Cuevas, puedes ir derrapando controladamente con tu rueda trasera, pillando el freno trasero, y en algunos puntos darle un ligero toque al freno delantero. Una de las posiciones más aconsejables es la extrema trasera, que te explicamos más adelante.