lunes, 21 de noviembre de 2011

Mi Vocho y Yo..!


Primero q nada voy hacer mención de un dicho que me dijo mi linda esposa y la tire a loca: Nunca odies nada, porque lo que más odies allí caerás (O lo que es lo mismo "Nunca digas nunca, Jamás!" ...o " De esta agua no he de beber"), Y Putamadre! Si... Con el tiempo he ido comprobando que es totalmente cierto!

Hablando de Autos... Nunca me gustaron los autos blancos y siempre dije que los Tsurus estaban de la verch, no me gustaban sus acabados redondeados... Apenas tuvimos algo de dinero para comprar un "patas de hule usado", vimos varias opciones y lo mejor por nuestro dinero era un pinche Nissan Tsuru III y pa terminarla de cagar: Blanco. Me dije que en cuanto tenga chance lo cambiábamos.

Paso el tiempo, lo asimile... Y en vez de renegar de mi destino me adapte y fui encontrando las bondades de este coche: Muy maniobrable, cómodo por ser 4 puertas, los asientos traseros eran ideales pa echar un buen palo, muy buena visibilidad de reversa, amplia cajuela, jalador, aire acondicionado y sus refacciones son fáciles de encontrar, económico hasta cierto punto, era carburado... Hice mi prueba de estacionamiento para mi licencia en dos pasos, (Como se debe!), aunque después me estacionaba como se me hinchaba un huevo!

Pase algunos años con él sin ninguna queja, hasta llegue a quererlo, pero se empezó a deteriorar, valió madres el aire acondicionado, le cambiaron el carburador y le partieron la madre a la potencia, le pusieron radiador nuevo, se paso a desvielar y ya me empezó a dar un chingo de pedos, ya era hora de cambiarlo.

Salió una oportunidad y cambiamos el Tsuru por un Chevrolet Corsa de modelo muy reciente, Full Ingestión este no era tan económico pero se compensaba con la potencia y lo pocamadre que se veía, además de que podías subir “perritas” con mayor facilidad... Recuerdo que me emputaba ir detrás de un Vocho porque andaban con toda la pinche weba, -"Pinches piojos ya quiten esa putamadre de mi camino que llevo prisa, no sé como mergas podían manejar esas madres?".

Pero los pedos empezaron, me chocaron hasta en 3 ocasiones, las refacciones costaban un huevo y difíciles de encontrar, aparte tuve broncas con el ultimo wey que me chocó, lo demandé y se fue al bote (Por puto!), me pago solo parte de los daños y quede endeudado por repararlo, la única forma de salir del pedo era vender esa miarda. (Bonito por fuera pero por dentro era un desputamadre!).

Tardó un poco pero cayó un “barco”, casi regale esa chingadera pues debía varias tenencias y además necesitaba placas nuevas, ahora me urgía en que moverme y nomas me quedaba lana pa una bicicleta o pa un fuckin Vocho.

Un poco compungido, me dedique a la tarea de conseguir un buen Vocho, salió uno verde “zacuchero” bien barato pero al poco tiempo empezaron a "Saltar los grillos de la olla", se jodio el clutch, el motor necesitaba una anillada y la carrocería era pura puta pasta, en el primer vergazo iba a salir volando, era una lástima invertirle varo.

Le di una “shaneada” y lo vendí al primer pendejo que llego, tal y como me lo hicieron a mi... Me conseguí otro Vocho (Mod. 1990) y blancooo!, siempre carburado pero bien conservado, tercer dueño y sin ningún choque.... La neta me raye pues se lo compre a una de esas personas super mamonas que cuidan mucho sus cosas.


Talvez sólo me entiendan los que han tenido la fortuna de poseer un Vocho... Si, ese autito del característico "Mig-mig"... El Volkswagen Sedán, denominado también Volkswagen Tipo 1, es un automóvil de bajo costo producido por el fabricante alemán Volkswagen entre los años 1938 y 2003, (Siendo así el auto con más tiempo de producción en la historia) exceptuando la época de la Segunda Guerra Mundial. Fue el primer automóvil de la marca, y se construyeron y vendieron más de 21 millones de unidades.

En realidad el Vocho me sirve para llevar a los niños a la escuela, ir al super por el super, mi vieja se lo lleva a trabajar, y dar uno que otro rol los domingos, para ir a la chamba y cosas más sencillas uso la bicicleta.

Lógicamente el Vocho no tiene gran potencia pero no te queda de otra que aprender a tener paciencia y mandar a chingar a su madre a todo aquel que te toque el claxon, ya no ando como idiota por las calles y otra ventaja es que ya no chupo (del vervo mamarse), y vivo más tranquilo ya que se minimizan las posibilidades de un accidente (Y ya no le doy de comer a los tiras), además es tan pequeño que se estaciona en cualquier huequito, y tan maniobrable pues el Vocho, no lo manejas sino que más bien te lo llevas puesto.

El mantenimiento es económico y las refacciones las encuentras hasta en la tienda de la esquina. Todos los que han tenido Vocho siempre comentan alguna buena aventura y como es que su "SuperVocho" los ha sacado adelante. Sobre todo cuando cae un diluvio y pasas por calles anegadas y te urge llegar a tu destino, el Vocho no se detiene ni a putazos! Aunque después no freneee! (Coño, también tiene sus contras… Jajajajajaja!).

Esa condenada (O Bendita!) lentitud del Vocho me ha dado tiempo de meditar y reflexionar que es más importante mi tranquilidad, mi serenidad, mi paciencia y mi tolerancia con el maldito tráfico y los conductores pendejos... Eso me ha dado la maravillosa capacidad de aguantar a mis semejantes!

Mas que la neta, tener un Vocho es terapéutico, Me ha ayudado a comprender a la bola de maricones que te rodean e incluso te dan risa, y como les comenté anteriormente te la llevas más relax porque a pesar de todos los pedos existentes tu sabes que tu Vochito te llevará a donde quieras.

Ventajas
• Muy práctico para la ciudad
• Original, no hay nada que se le parezca
• Cuenta con un motor muy rendidor
• Durable y muy resistente
• Mantenimiento muy barato
• Su simplicidad y su personalidad
• Arranca con un empujoncito

Desventajas
• Mucha tentación para robar
• No muy recomendable en días de verano
• Se siente y se escucha todo desde el interior
• Demasiado popular para muchos
• Ya no se fabrica

Las cosas han mejorado un poco y estamos planeando comprar un auto... Un Chevy, un Fiesta o incluso otro Tsuru, algo modesto de acuerdo a nuestra economía y necesidades, pero yo quiero quedarme con mi Vocho aunque compremos un auto... Hablo así porque en una ocasión oí decir a alguien: -Tienes Auto o Vocho..? Y cuánta razón tenía, ya que el Vocho no es un auto, es un integrante de la familia!

También deseo quedarme el Vocho porque soy algo purista, me gusta lo sencillo, no me late lo complicado... Prefiero algo que no me este dando pedos a cada rato y en su caso no sea tan difícil y caro repararlo, es una de las razones por las que tengo una bicicleta MTB rígida con frenos V-Brake... (I´m very happy!) Esto nunca me ha imposibilitado el hacer algo con ella por complicado que sea... Soy una reata en la Bici, lo admito!

Estoy seguro que más de un wey dirá: -Pinche piojo, seguro lo dice porque no tiene el varo, por eso no se compra una doble suspensión con frenos hidráulicos! Y si... En realidad no tengo el varo, pero no soy piojo, ya que si tuviera el dinero, preferiría donarlo a los niños pobres, empezando por los de mi casa!

Capiche? No se compliquen ni se enreden los huevos (Duele!), Con mi Vocho he aprendido que "Las cosas más sencillas, los detalles... Esos son los que realmente importan y te hacen disfrutar de la Vida!" …Tan tan!

PD: Artículo escrito en el IMSS La Ceiba mientras aparto ficha para la consulta de mis hijos, a las 5:00 AM

PD1: A estas alturas ya tengo una bici doble suspención, Giant Trance III, un quesito de bici..!!!

PD2: Bueno... Muy a mi pesar tuve que vender el Vochito, estaba en tan buenas condiciones que se vendio el mismo día que lo anuncie y a muy buen precio... Ya la familia creció y tuvimos que cambiarlo a un auto un poco más amplio y de mas aguante para carretera. Ahora tenemos nuevamente un Tsuru III (Si... Blanco).