sábado, 24 de septiembre de 2011

Muna Hill | Relato 2a Parte

Aqui les dejo la segunda parte de la buenisima rodada-descenso en Muna Hill del pasado 18 de Sept. Si no has leído la primera parte dale click AQUI.

Bueno pues... Descansamos un buen rato en el mirador y nos preparamos para hacer algunos descensos endureros, cambiamos a casco full-face, pusimos los protectores y bajamos el asiento de la bici, mientras el Mike se cambiaba completamente de ajuar e incluso de bicicleta pues llevó su muy buena Cannondale Perp para esta faena. Mientras todos estábamos enlodados el Mike se cambió hasta de trusa! (Nche diva fashion!)

Sólo se quedaron además de Dirt Riders, nuestros cuates del MTB Ecológico (Casi la mitad de Bikers)… Los demás no le metieron y se fueron yendo poco a poco después de tomar una que otra chela en el mirador atendido cordialmente por el buen Pedro.


Nos enfilamos para darle una bajadita a la brecha principal, que como es de suponerse, la yerba estaba alta de a madres y en algunas partes se cerraba el camino… La hueva ya nos había invadido y decidimos darle sin arreglar el camino. El descenso que escogimos es el más largo, tiene tres kilómetros y se recorre en 15 minutos aproximadamente, dependiendo de la infundía y velocidad que le pongas... y lo despejado del camino.

Lo resbaloso del piso ya se había quitado a esas horas del medio día y por ese lado no hubo problema pero, después de haber rodado por plano, se siente el vértigo y los huevos en la garganta (Muchos le dicen Adrenalina). El pedo empezó ya en la sección de rampas donde la yerba cubría casi por completo el camino, era imposible no bajar el píe en ciertas partes… Precisamente allí, el Yorch-X dejó parte de su humanidad al trabarse su manubrio y dar una machincuepa, lo que más le dolió no fue el costalazo, sino que al caer, se le dobló la palanca de sus frenos hidráulicos recién instalados! Así somos los bikers. Nosotros nos podemos romper la madre, pero nuestra burra nos preocupa más que nosotros mismos.

Los novatos pudieron darse cuenta que, tantos cuidados no son en vano, pues los guantes, rodilleras, casco full y demás no se llevan de adorno. No somos unos super toletes. Desgraciadamente la protección de estos artículos es proporcional a su valor, mientras más caros mejor protegen, pero es mejor pagar unos buenos protectores a pagar una estancia en el hospital! (Consejo del Abuelo!).

El camino estuvo peor que en la ocasión anterior que lo visitamos hace como mes y medio, definitivamente hay que regresar sin las bicis para trabajarle, si nos reunimos una buena banda  lo terminamos en unas horas de talacha.


Todos logramos llegar al pueblo sin mayor pedo y nos sentamos a descansar en el parquesito de siempre para empezar el ascenso al cerro, que hueva! En eso que se aparece Carlos con su buena camioneta y amablemente se ofreció a subirnos, la neta yo no lo pensé dos veces, es más, subí mi bici de primerito! La hueva tampoco anda en Burro!

Camino al mirador nos topamos con Delio que subía a pedal, lo mismo que Wayo que ya había llegado, descansamos un rato, repusimos energías y en esta ocasión nos fuimos por la brecha de la derecha, que está corta pero muy técnica por la cantidad de lajas y escalones… Aquí se recortó el grupo, muchos ya estaban dando las nachas, así que sólo los muy machitos le metimos de nuevo… y cómo vas carnal!

Todos la pasamos de poca madre, el colmo de los colmos fue que, el “Monster” pasó muy bien esa brecha, pero saliendo ya en lo plano, que se le traba la bici en la yerba y vas pa abajo, Jajajajajaja!

Las fotos son testimonio! Esta brecha desemboca en la misma de Muna a Ticul, regresamos hasta la carretera y a subir a pedal de nuevo, hasta la entrada de otra brecha que está en frente del mirador.


La idea es pasar estas brechas en limpio, sin bajar los pies, utilizando técnica y equilibrio, ganando mayor velocidad sin chocar y sin bajar a saludar a las hormigas! Y esta brecha de la derecha la pasamos en limpio, cuando lo logras te deja una satisfacción indescriptible. Esta felicidad no sabemos realmente si se debe a que pasamos en limpio o porque salimos sin partirnos la madre!!! Que en este deporte es algo latente! (Verdad, Yorch?).

Por el calor imperante a esta hora, la yerba y lo empinado de la cuesta, todos subimos empujando nuestras burras 200 metros aproximadamente hasta llegar al lugar más alto para empezar el descenso por la brecha del “Tensor”, Había piedras sueltas de gran tamaño que me dificultaron el paso. Baje el pie y ni pedo, me quedé al último pues tuve que parar y darle paso a los demás.


Al llegar de nuevo a carretera, pensé que todos iban a subir a pedal, pero pude ver algunas espaldas que tomaban rumbo hacía el pueblo, y los seguí bajando por la carretera que tiene unas muy buenas curvas y además estaba empinada (Mmm!), agarrando una muy buena velocidad llegamos al pueblo sin ni siquiera pedalear! Allí descansamos un rato y pensábamos como subir de nuevo, la idea era alquilar unos trici-taxis en el centro de Muna para subir con todo y nuestras bicis, pero últimamente se han puesto muy roñosos de prestar el servicio, así que Yorch-X subió al mirador sólo en uno de esos trici-taxi y bajó la camioneta del Memo Herdez.


Una vez arriba lo que nos preocupaba era encontrar un lugar donde comer y tomar dos chelas, afortunadamente Pedro nos recomendó un buen restaurante llamado “Lol-Pich” a las afueras de Muna y nos pintamos de colores para allá. Nos recibieron dos lindas edecanes.

Despedimos al “Monster” pues ya tenía que irse y no podía acompañarnos por más tiempo, Yorch-X le dio su besito y los demás unos cuantos coyazos, repitiendo la célebre palabra del “Gansito” …Recuerdame!!!


Llegamos a un lugar agradable, muy recomendable ya que se come rico y no es caro, con buena atención y… Que más se puede pedir? Primero nos dieron unos platos de kibies como botana que no duraron nada! Para después pasar a los platos de “Poc-Chuc” (Carne de puerco asada a lo cabrón, digo al carbón, estilo maya) Lástima que no le tomé una foto, pero estaba tan rico que cuando se me ocurrió hacerlo, ya se había gastado!


El que es biker es biker y para los Dirt Riders fue un día completo: Desayunamos una riquisima “Cochinita Pibil” enterrada, rodamos con muy buena banda de bikers, hicimos varios descensos y comimos un buen “Poc-Chuc” …Lo único a lamentar es la ruptura del cuadro de Mike! Vez wey?, Por no comer Cochinita en Munaaaaaaaaa!!! Sale, se lo descarapelan!


Recuerdame!!! (Mmm! Cómo no te voy a recordar!).