miércoles, 6 de julio de 2011

Tengamos más corazón..!

El pasado domingo, mientras caminaba por la avenida con mi esposa, y sabiendo que iba tarde para la misa, mis ojos cayeron sobre una de aquellas desafortunadas y harapientas vagabundas que se encuentran, por estos días, por cualquier calle de esta ciudad y de cualquier parte del país.
 
Algunas personas volteaban la mirada, otros, rápidamente bajaban la cabeza como si sólo verla los fuese a contaminar. Recordando a un viejo cura de la Parroquia de Dolores, quien siempre me ha aconsejado: “cuidar de los enfermos, alimentar a los hambrientos y vestir a los desnudos” fui movido por alguna fuerza interna para acercarme a esta pobre y desafortunada persona.
 
Usaba sólo lo que puede ser descrito como trapos y cargaba sus atesoradas posesiones mundanas en dos bolsas plásticas. ¡Mi corazón se conmovió por la condición de esta persona!
 
Sí, en donde algunas gentes sólo veían trapos, yo vi su esencia humana que emergía tímidamente clamando por un gesto afectuoso o una simple caricia. Una voz pequeña dentro de mi cabeza fue creciendo y me gritó, “¡ALCANZA Y TOCA A ESA PERSONA!”Así lo hice…
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

 
Mi esposa comprendió mis intenciones... Me alcanzó y me tocó a mí..!!! :-(