viernes, 10 de junio de 2011

Mi triste vida | Confesiones

No se espanten por lo que les voy a decir, pero es la neta... Soy un maldito fracasado. Considero que aún estoy jóven y soy un cocinero de mierda en un restaurante de comida rápida. Este es el único trabajo que he tenido y seguramente nunca tendré otro mejor. Mi compañero me acosa verbalmente todo el día el hijo de su puta madre!. Si se lo dijera al jefe, seguramente me recortaría aún más el salario de mierda que tengo. Todo lo que le interesa a ese malnacido es el dinero. Aparte tiene una hija que es una pinche golfa interesada que le mueve la cola a cualquiera que le muestre billetes.

Fuera del trabajo la cosa es aún peor. Mi mejor amigo es un retrasado mental, un pendejo que me hace ver aun más pendejo a mi por tenerlo yo de amigo, pero supongo que eso es mejor que nada. Estoy enamorado de una de mis vecinas. Es una belleza del sur de gringolandia que se acaba de mudar aquí, pero estoy seguro de que me odia. Maldita sea… Adoro hasta sus dientes!

Nunca me iré del pueblo, porque nunca he conseguido aprender a conducir. Repruebo el examen de la licencia de conducir CADA PUTA VEZ QUE LO INTENTO. DEMONIOS! Lo peor es que vivo en una puta piña jodida debajo del mar.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.