martes, 21 de junio de 2011

Dirt Riders MTB Family | Bicicletas Curiosas


Esta sea quizás la única manera de emborracharse y conducir un vehículo por las calles de la ciudad. O algo así. El CityCycle es un híbrido entre un bus y una bicicleta; un tranvía a pedales, pero con una barra y mucha cerveza.

No es tan malo como suena al principio. Con capacidad para 15 personas (12 pedaleros, un conductor y dos vagos en la cola que sólo toman), la fuerza humana se hace suficiente para impulsar el bar-móvil, al tiempo que sus tripulantes disfrutan de un paseo por la ciudad amenizado por litros del elixir de cebada (siempre y cuando tampoco esté prohibido beber en la vía pública de los lugares donde transitaría).

Es cierto que es bastante lento (avanza a sólo unos 10 km/h), pero seamos honestos en que si fuera más rápido acabarían todos con sus copas vertidas encima. Y si algún borracho perdiera el equilibrio y cayera de su taburete sería mucho más peligroso. Aún así, parece poco responsable ir por las calles a velocidad ultra reducida y sin ningún tipo de seguridad. No sería poco probable que algún otro desprevenido o aún más borracho al volante acabara incrustado en el minibús.

Bajo el pasillo del medio tiene compartimientos con coolers, atrás lleva un barril de cerveza conectado a un dispensador y de su techo salen seis parlantes de su equipo de música. Habría que ver cuánto más avanza el carrito cuando sus pasajeros ya vayan por su tercera cerveza. De última, sirve para ir eliminando las toxinas al tiempo que van ingiriéndose.


Increiblemente si existe y si funciona, por US$400 puedes tener la Oruga trasera y por US$140 el Ski delantero, que permiten adaptar tu bicicleta de montaña actual en una bicicleta de nieve y/o arena. Andar en bicicleta por la playa nunca fue tan fácil. Debe ser una nueva forma de diversión ya que tienes que tener habilidad tanto en la bici como en los skis!


Esta bicicleta hibrida llamada eROCKIT ya tiene varios años en el mercado. Stefan Gulas es el responsable del diseño y elaboración de este híbrido entre una bicicleta y una motocicleta.
Los pedales que incorporan no mueven directamente las ruedas, el movimiento se logra gracias a un motor eléctrico de 12 CV que mueve exclusivamente la rueda trasera. Pero la fuerza de motor sera proporcional al esfuerzo que realice el conductor: Pongamoslo como que los pedales son el propio acelerador. El creador argumenta que es muy parecido a llevar un bicicleta, pero con una sensación de impulso muy superior, como si nuestras pedaleadas fueran 50 veces más potentes.
El tiempo de carga de las baterías, de iones de Litio, es de 3 a 4 horas y dispone de una frenada regenerativa, aunque sus rango de velocidades alcancen entre 60 y 80 km/h como máximo.