miércoles, 13 de abril de 2011

Como circular por la derecha


¿Por qué los reglamentos de tránsito exigen que los ciclistas circulemos por nuestra extrema derecha? Aquí te contamos las razones y te damos unos consejos para que ruedes sin peligros.

Luego de varias pruebas circulando por izquierda, derecha y entre autos he llegado a la conclusión de que circular por la derecha, como lo indica el reglamento de tránsito, tiene sus ventajas.

En primer lugar tenemos que por ahí no rebasan los autos. Caso contrario de lo que sucede si vamos en el carril de la izquierda o en los intermedios, ahí sí rebasan por un lado y otro sin previo aviso. Si circulamos por la extrema derecha los carros tendrían que subirse a la banqueta para invadir nuestro “carril”.

Aquí les compartimos unas trampas que coexisten en la derecha, pero que podemos pasar por alto si los tenemos antes en mente.

* Trampa: Coladera. No sé con qué afán insisten en poner coladeras con franjas en la misma dirección de la calle. Son una trampa mortal. Y qué decir de las que no tienen tapadera.

Consejo: La vista no debe ir directamente hacia abajo, cuando veas una trampa será demasiado tarde. Eleva tu cara hacia el frente y fija tu mirada unos cuatro metros hacia adelante. Si ves una coladera abierta o en mala posición, disminuye tu velocidad, fíjate si tienes espacio por tu lado izquierdo y cambia de carril. Procura hacer una señal levantando tu brazo izquierdo para avisar que harás un movimiento.

*Trampa: Coche estacionado. Creo que no hay calle en la que no haya un auto estacionado del lado derecho y justo debajo de una señal que lo prohíba. Mientras los automovilistas aprenden a leer los señalamientos, te recomendamos lo siguiente.

Consejo: Si ves un auto estacionado frente a ti, primero fíjate si lleva pasajeros. Si es así, existe el riesgo de que abran sus puertas. Así que tendrás que pasar más despegado.

*Trampa: Microbús bajando pasaje. Son la máxima expresión de la anarquía vial, pero debemos aprender a convivir con ellos.

Consejo: Aunque el microbús u otro transporte colectivo esté a mitad de calle, no te confíes en pasar sin antes disminuir tu velocidad. Te aconsejamos avisar con un chiflido, un grito o un timbrazo. Te ahorrarás quedar como el malo de la película si te llevas “de corbata” a un pasajero. También sirve fijarte en los espejos laterales, casi todos llevan otro espejito de “ojo de pescado” que apunta al interior de la “unidad”, así puedes fijarte si alguien está por bajar.