miércoles, 3 de marzo de 2010

Copenhague / La Ciudad de las Bicicletas


SARA PANTOJA/ENVIADA/ El Universal (Tomado de BICI-10)

COPENHAGUE, Dinamarca.— En Copenhague, “la ciudad de las bicicletas”, pasarse un semáforo en rojo para ganarle el paso a un ciclista representa una multa de 100 dólares, aproximadamente unos mil 300 pesos. Atropellarlo significa perder la licencia de conducir y si muere, el conductor va a la cárcel.

Pero como es una ciudad de “igualdad”, si el peatón y el ciclista violan la luz roja aun sin que pasen autos, también se llevan la boleta de amonestación. Invadir la ciclopista aunque sea por unos instantes recibe el mismo castigo.

Así convive 40% del total de la población de Copenhague, la capital de Dinamarca, que a diario usa este vehículo como primer medio de transporte público.

Aquí el regalo deseado por los jóvenes para obtener cierta independencia, no es un auto, sino una bicicleta. Además de ir a la escuela y el trabajo, las dos ruedas son medio de transporte para ir a un bar o una discoteca.

La cultura de andar en bici está tan arraigada que los padres regalan a sus hijos su primer vehículo entrenador —sin pedales— a los tres años, cuando apenas dominan el caminar.

El segundo regalo es a los 13, cuando se realiza una ceremonia religiosa parecida a la primera comunión. Para evitar accidentes contra los ciclistas, el gobierno ordenó poner en los camiones más espejos laterales que les permitan ver a los ciclistas que van a su lado, en el carril exclusivo para las dos ruedas.

“Aquí mandamos nosotros”

“En esta ciudad, la bicicleta es el primer medio de transporte más usado para ir a todos lados porque es lo más rápido y lo más fácil, en vez de esperar el autobús o el metro. Aquí los que andamos en bici mandamos. Las calles son nuestras”, dice Sussi Poulsen, gerente global de ventas de Biomega, la empresa de bicicletas más grande de Dinamarca.

Esta empresa será una de las promotoras de la exposición Dreams on Wheels, que se inaugurará en la ciudad de México el próximo 5 de marzo y hasta el 22 del mismo mes en el Club de Bicicletas de la ciudad ubicado en el Bosque de Chapultepec. Luego estará en el Zócalo del Distrito Federal hasta finales de abril.

“La idea de esta exposición es copenhaguizar la ciudades. Queremos que la gente abra los ojos y que los gobiernos tomen decisiones para adoptar el uso de la bicicleta como medio de transporte”, agregó Sussi Poulsen, durante una visita a sus instalaciones en el Centro Histórico.

Dreams on Wheels será organizada por la embajada de Dinamarca en México, junto con el gobierno del Distrito Federal. El propósito es promover el uso sustentable de la bicicleta como medio de transporte demostrando los efectos ambientales, sociales de integración y de futuras inversiones en la ciudad. Como parte de las actividades del evento, está prevista la visita del príncipe Joachim de Dinamarca, quien inaugurará el evento y dará un paseo en bicicleta junto con Marcelo Ebrard.

Además de la exposición de lo más avanzado en modelos de bicicletas, Biomega llevará 60 unidades que prestará al público en general además de ofrecer pláticas sobre los beneficios de este tipo de transporte.

A finales de marzo llevará la exposición a la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El Distrito Federal será la primera ciudad en América Latina en recibir esta exposición que inició hace cuatro años en Australia y pasó por Nueva York y Shangai. Luego, irá a Sao Paulo y Brasilia, en Brasil, y a Santiago y Concepción, en Chile.