viernes, 4 de septiembre de 2009

El Mayor Ladrón de Bicicletas del Mundo.

Miren nomás lo que hizo este angelito: “Róbate esta bicicleta”, le dijo un hombre a su compañero cuando iban por el parque Trinity Bellwoods de Toronto, sin imaginar lo que les esperaba. Luego de cortar el candado, Igor Kenk y su empleado Jean Laveau fueron detenidos por tres policías que vigilaban vestidos de civiles, quienes les descubrieron 2 mil 865 bicis robadas. (Passsuputamadreee!!!).
.
Esta ciudad canadiense en la provincia de Ontario figura entre las diez urbes más bicicleteras de Norteamérica, con más de un millón de ciclistas que pedalean a diario y un récord insólito en cuanto a robo de velocípedos: 12 mil en 2007. En el verano de 2008, los reportes ascendían a 5 mil biclas, por lo que la policía se vio obligada a implementar el operativo de sembrarlas y esperar a que trataran de llevárselas.
.
Más de la mitad formaban parte de la colección personal de este hijo de la chingada llamado Igor Kenk, sorprendido con las manos en el manubrio aquella tarde de julio. Nacido en Eslovenia en 1959, ex oficial de policía y ex agente de la KGB (según él), Kenk es un personaje conocido en el ambiente ciclista de Toronto por la mala reputación de su taller The Bicycle Clinic, ubicado en la calle Queen West, donde compraba bicis usadas. Era común encontrar ahí biclas robadas y sus dueños sostenían acaloradas discusiones con él antes de pagarle hasta 40 dólares por recuperarlas. (Por pendejos!).
.
A pesar de las 58 acusaciones que había en su contra, la policía poco podía hacer al respecto por la falta de registros. Al comprar una bici en Canadá es necesario registrarla, de lo contrario no se puede comprobar que sea robada. Kenk se defendía alegando que ignoraba el origen de las bicis, él las compraba sin saber de dónde provenían. Uta! hasta inocente me salio el muy cabrón!.
.
De 49 años, casado con la pianista y concertista Jeanie Chung, el tipo es descrito por sus vecinos como antisocial y conflictivo, osea un hijueputa hecho y derecho. También es famoso por su “labor social” de contratar a gente de la calle y ex pacientes de una clínica mental, como el detenido Laveau, quienes “trabajaban” para él y formaban una red de ladrones de bicicletas.
.
Después de su arresto la policía cateó doce propiedades que rentaba, incluyendo una lujosa residencia en Yorkville donde vivía con su esposa. En total se le encontraron nada menos que 2,865 bicicletas almacenadas sin razón alguna, además de una estatua de bronce del escultor Misha Frid y siete kilos de distintas sustancias: yerbita, cocaína y crack. Para nadie es un secreto la relación de los ciclistas con las sustancias, a cada rato nos enteramos de ello y hay casos como el del fallecido Marco Pantani, pero a don Igor se le pasó la manita. Era tal la cantidad de bicis en las bodegas, su casa y el taller, que un escuadrón de bomberos tuvo que sacarlas por las ventanas utilizando cuerdas y escaleras, ante lo cual, comentaron, Kenk se deshacía en llanto.
.
Los motivos del ladrón son un misterio, ni él mismo ha logrado explicar en el juicio que se le sigue qué pretendía hacer con tantas bicis. Ante tal enigma, se han elaborado distintas teorías: se supone que las coleccionaba, una vez robadas se “enamoraba” y no podía deshacerse de ellas (quizá de niño siempre deseó tener una y nunca la tuvo). Otra es que esperaba un aumento en el precio de los metales (acero y aluminio) para fundirlas y venderlas. Otra más, que esperaba una gran crisis de energéticos, empezaría a vender bicis cuando la gente dejara de usar el coche por el elevado precio de la gasolina…Jajajajaja! no mames! Como sea, el gobierno de la ciudad concentró las casi 3 mil cletas en un garage público y las acomodó por marcas para que las personas pudieran acudir, los sábados y domingos, a identificar la suya. A finales de septiembre casi 500 bicicletas habían sido recuperadas por sus dueños, se dice que algunos incluso dejaron escapar lágrimas de felicidad.
.
La captura de Kenk provocó todo tipo de reacciones. La policía estaba desconcertada, en 30 años no habían tenido un caso semejante. Los “empleados” del taller lo defendieron, al igual que su abogado, pero la mayoría de los ciudadanos lo considera “el hombre más odiado de Toronto”.
.
La comunidad ciclista condenó su proceder y cuestionó a la policía: ¿por qué tardarse tanto en actuar a pesar de los señalamientos y acusaciones? ¿Por qué esa falta de interés en el robo de bicicletas, siendo que Toronto es una capital ciclista? Y, finalmente, ¿por qué no colocar chips en las bicis para poder detectarlas? Esta comunidad ha comparado a Kenk con los ladrones de caballos del Viejo Oeste, lo más detestable entre los amigos de lo ajeno. En aquella época, un hombre sin caballo tenía pocas posibilidades de sobrevivir.
.
El robo de una bicicleta es mucho más que eso, no sólo es quitarle a una persona su medio de transporte y de trabajo, muchas veces también se le arranca una parte a ella. Alegan que los ciclistas aportan muchos beneficios a la sociedad: menos tráfico, menos contaminación y menos ruido, por lo que piden una condena ejemplar para Kenk. (Mínimo la horca!!!).
.
Sin embargo, salió de la cárcel en agosto con una fianza de 275 mil dólares y está en espera de sentencia. Quedó confinado en su casa, en arresto domiciliario y, lo peor, sin poder tocar siquiera una bicicleta o sustancia alguna salvo por prescripción médica. Al salir de prisión se dijo “un hombre muerto”, refiriéndose a la cantidad de ciclistas que lo buscarían para cobrarse con mano cerrada y pedalear su cabeza. Quién sabe cuál será su futuro, por lo pronto el cineasta Alex Jansen ya realiza un documental muy al estilo de Vittorio de Sica. Lo único seguro es que será recordado como el mayor ladrón de bicicletas del mundo.
.
Tomado prestado de: Rueda Libre