miércoles, 25 de febrero de 2009

Relato de la Rodada a Dzoyaxche, Yuc.

Que Pachuca por Toluca? Aqui reportandome desde mi silla de ruedas... Jajajajaja! No´mbre carnales, se puso re chida la rodada a Dzoyaxché. Dejenme les cuento: Pos como habíamos quedado nos reunimos en Bicimotos 59 desde las 7:00 AM, Cuando yo llegué ya estaba allí Julio, Eduardo, Alex y otro camarada que estrenaba su bici, Luego llegó Pablo con otro cuate en sus buenas Specialized. Carlos nos esperaba en el parque de Mejorada con Fidel… Y nos lanzamos. Pensamos que irían más Bikers pero en fin, se armó un buen grupo. Realmente no queríamos atrasarnos más y salimos aproximadamente a las 7:30 … Tomamos la calle 50 y en el camino nos encontramos con Osiris y Chepo.

Pues asi fué… Llegamos al Circuito Colonias y seguimos de largo, el relajo inició cuando Osiris empezó a banquetear y yo le seguí pero brincando uno arriatitos que hay a la orilla de la Carretera, como de 15 cm. de ancho y unos 5 metros de largo, el chiste era brincar enzima y pasarlos guardando el equilibrio… Carlos lo quiso hacer y vas pa abajo papá, hasta polvo se alzó en el aterrizaje… Aún no acabamos de reírnos cuando, Sopas! Que me voy pa abajo en la misma acción, solo que yo si caí en seco, en el vil cemento y ni las manitas puse, azoté la cabeza en el suelo y gracias que tenia casco me salvó de un golpe mayor, saludé a las hormigas, me levanté, chequé mi burra y listo pal próximo madrazo, ya estaba yo calienteee!!!

Pasamos el Periférico, alli nos esperaba Wilberth y tomamos la ciclopista que conduce hasta Xmakuil, asi estuvimos queseando todo el camino hasta que llegamos a una curva y tomamos una brecha a la izquierda y nos condujo hasta la carretera a Molas. Había una ruta más corta por Dzununkan-Molas pero ya habíamos decidido llevar ésta Tahxibichen-Molas.

Realmente todo estuvo bien en el camino, un cuate pinchó… pero como estábamos bien preparados fue una parada mínima y le seguimos dando, llegamos a un pueblito que se llama San Ignasio Tesip, Aquí es donde el grupo se separó pero paramos a descansar hasta Molas.

De allí hasta la Hacienda Dzoyaxché… Llegamos pagamos el acceso que fue $2.00 por cabeza… osea 4 pesos por machin! Curioseamos por alli, había gente acampando, rodamos por el camino del truck pero sobre nuestras bicicletas un recorrido muy corto, pasamos un criadero de venados y después nos fuimos a un estanque…. Cuando llegamos escuchamos a alguien nadando que nos dijo: “Esta de poca madreee el aguaaa”… Era Pablo que ni aviso, se empelotó y se tiro a nadar… Al ver esto pos todos le seguimos, al principio estaba un poco fría el agua pero después quedó riquissima, allí estuvimos cotorreando un buen rato, nadamos, orinamos y nos salimos de la piscina.

Ya vestiditos todos pedimos acceso al cenote, que tienes que bajar unas escaleras y entrar por una cueva, realmente es un cenote pequeño, el agua está muy limpia y no dejan bañarse allí, pues me imagino que para conservarlo asi.

Salimos de allí y nos empezamos a preparar para la regresada, fuimos a comprar unas espumosas y a darle de nuevo… Fidel, Eduardo y otros ya se habían adelantado; Carlos, Wilberth, Osiris, Chepo y Yo los alcanzamos poco antes de llegar a Molas. Por cierto Fidel llevaba al hermanito de Osiris encaramado en su bici, porque fue en camión el wey.

Ya en Molas comimos unos cacahuates y tomamos refrescos, descansamos y a pedalear otra vez, la cosa es que el Fidel y Eduardo empezaron a marcar el ritmo y hay vas barrabas! A seguirlos… Llegamos a San Ignasio Tesip y la neta empecé a sentir el rigor… Uta! Y le seguimos dando, Fidel imprimió más poder y madres! Hasta aquí llegué… Con todo y que venía colgado detras de Fidel, Ya no pude. Carlos, Wilberth, Osiris, Alex y hasta Chepo! Si se fletaron. Bajamos por la carretera a Tahxibichen para entroncar con la Calle 42 sur… Yo me quedé y esperé a Julio y Pablo que se habían retrasado. Tengo entendido que en el pelotón que comandaba Fidel se empezaron a dar de picones en la pedaleada entre el mismo Fidel, Carlos y Wilbert, con razón ya no los volví a ver hasta llegar al Periférico... Cuando dijeron jalar, desaparecieron!. Julio como que resintió un poco el esfuerzo y Wilbert lo tubo que ir a rescatar a pocos metros del Periferico.
.
Ya estabamos en Mérida de nuevo a las 12:30 aproximadamente, justo pa comer, bañarse e irse a dar una vuelta al Paseo de montejo en el Carnaval… Según el "aparatito" de Eduardo marcaba los 60 Kilometros de recorrido… sumandole los de camino a casa! Fácil nos hicimos unos 65 Kilometros en total… Yo lo admito, terminé exhausto… la jalada de regresada me mató, pero ya estoy listo para la siguiente… Jejejeje! Lástima por los que no fueron, estuvo divertidísimo! Fotos AQUI.